Cómo crear un jardín práctico y funcional.

Cómo crear un jardín práctico y funcional.
5 (100%) 4 votes

Cómo crear un jardín práctico y funcional.

Crear un jardín que sea práctico y que a la vez funcione es una de las labores más importantes en todo diseño y decoración de jardín.

como crear un jardin practico

Diseñadores expertos combinan las plantas y los elementos sólidos (piedra, mosaico y decoraciones), para crear un hermoso jardín.

En algunos casos los jardineros más experimentados no tienen ningún problema en decidir cuándo plantar sus flores u hortalizas, la profundidad para poner sus bulbos de tulipán, o la cantidad que necesitan de agua sus geranios.

Pero cuando se trata del diseño de un jardín, incluso los más experimentados deben ser cautelosos con todos los elementos que entran en juego.

Y es que el diseño de un jardín, para que sea funcional lo tenemos que pensar y planificar muy bien, pudiendo pasar semanas tratando de encontrar el lugar perfecto para un arbusto, esbozando planes para un nuevo jardín perenne o incluso el diseño y configuración del camino de entrada que da acceso a las diferentes zonas o áreas de nuestro jardín.

Pero, ¿por qué son estas decisiones tan importantes y a la vez tan arriesgadas?

Una razón puede ser que el diseño de un jardín siempre suele pensarse como el trabajo de un experto: arquitectos paisajistas, paisajistas, diseñadores de jardines e incluso profesionales jardineros.

Sin embargo algunos de los jardines más bellos del mundo no fueron diseñados por expertos. Sissinghurst, la casa y los jardines de Vita Sackville-West y Harold Nicolson, son algunos ejemplos que bien se pueden tomar como diseños de jardines no realizados por expertos.

Estos jardines son el resultado de una mirada atenta, una mano delicada, y muchos años de experimentación de habilidades que no son propiedad exclusiva de los profesionales del diseño.

Así que mi objetivo en este artículo es ayudarte a superar ese escollo en cuanto al diseño de un jardín, que cojas confianza para eliminar o incluir elementos en tu jardín que lo hagan más bello.

Eliminar por fin ese seto que siempre has querido, instalar un camino de losas o decidir dónde poner una fuente de agua o un jardín de agua, son algunas decisiones que quizá debas tomar.

Las opciones que elijas, dependen en gran medida de tus necesidades y sobre todo tus expectativas.

Muy posiblemente no quieras empezar con el diseño de tu jardín sin tener previamente un plan para la decoración. O quizá quieras diseñar tu jardín una vez hayas pasado bastante tiempo adquiriendo experiencia. Es más, incluso puedes pensar en desarrollar un plan de ejecución a largo o corto plazo.

Pero, ¿qué enfoque es el más adecuado para ti?

Evidentemente, todo depende de ti y sobre todo de lo que quieres y con lo que más cómodo estas.

Si tienes confianza en ti mismo, sigue esa intuición. Si por el contrario si sientes la necesidad de conseguir asesoramiento profesional, entonces esa es la mejor opción. Ambos enfoques son válidos, solo tienes que elegir con el que más cómodo vayas a estar en el proceso del diseño de tu jardín.

Tienes que recordar que no existe el diseño perfecto para tu jardín, hay tantos diseños diferentes como personas que puedan añadir alguna idea a tu diseño, incluso si tenias un plan detallado que ejecutaste perfectamente, muy posiblemente mañana te surja una nueva idea, con un nuevo interés, un nuevo reto o incluso una nueva serie de decisiones que anteriormente no habías contemplado.

En el diseño de un jardín no hay decisiones “correctas”. Lo que tienes, es una deliciosa oportunidad de poder expresarte.

Plan para el diseño de un jardín.

Una de las herramientas más valiosas en el diseño de un jardín es un plan a seguir, o la vista en conjunto de tu zona o área a diseñar y decorar.

Al ver tu jardín en el papel hace que sea mucho más fácil de identificar elementos de diseño subyacentes tales como los patrones de tráfico, la escala y la simetría.

Un diseñador profesional de jardines, te dará un plan de tu sitio, mediante dibujar con precisión y a escala, aunque también puedes hacerlo tú, pero no será tan complejo e incluso tan detallado.

Una vez tengas esta visión o plan para trabajar, ya puedes comenzar a indicar los aspectos positivos y negativos de tu jardín (árboles, arbustos, vallas, caminos, vistas) y los factores ambientales y naturales, tales como las condiciones de luz y los problemas del suelo o drenaje.

Los caminos en tu jardín y las zonas ajardinadas se pueden esbozar en una sección aparte. Si vas añadiendo secciones a tu plan, también puedes tener en cuenta una para la siembra de tu jardín.

En caso de contratar a un paisajista o diseñador profesional de jardines para que te ayude con tu diseño, a pesar de la inversión que tengas que realizar, va a ser un dinero muy bien gastado.

Piensa que el asesoramiento profesional siempre te va a dar una nueva perspectiva valiosa sobre tu jardín.

Puedes seguir todos y cada uno de sus comentarios, o seleccionar sólo aquellos elementos que te resulten más atractivos o manejables en tu jardín.

Tampoco es necesario el contratar el diseño de todo el jardín en conjunto, a veces la mayoría de los diseñadores están dispuestos a centrar su atención en un área en particular de tu jardín, como pudiera ser el acceso a tu propiedad.

Una característica de tu jardín bien concebida y bien ejecutada puede hacer que identifiques mucho mejor el estilo del diseño de tu jardín para luego llevarlo tú mismo hacia adelante.

Fundamentos del diseño de un jardín.

A continuación tienes una lista de los principios de diseño de un jardín que son más comunes a todas las artes creativas.

No dejes que te intimide, ya que sólo tienes que utilizarlos como una herramienta más que te da más visión y perspectiva.

1.- Estilo.

Cada jardín tiene un estilo o personalidad propia. A menos que tengas un jardín muy grande que se divida en distintas áreas o “salas” para implementar diferentes estilos de jardín.

Comienza por definir si quieres que el diseño de tu jardín sea formal o informal.

Considera la posibilidad que tiene tu sitio, el estilo de tu hogar y tu propia personalidad.

Y aunque no tienes que ser demasiado riguroso sobre un estilo consistente, evita una confusión de elementos muy diversos y que no estén relacionados.

2.- Armonía.

Un jardín es mucho más agradable si hay una progresión lógica de un área a otra y eso es la armonía.

Piensa en cómo te gustaría moverte por un jardín y diseña las transiciones en tu jardín según ese pensamiento.

Estas rutas o transiciones, son una manera de conectar algunas de las distintas partes de tu jardín para lograr un sentido de orden y cohesión.

Los centros de coordinación o puntos focales, como una figura de jardín, un árbol distintivo o una vista cautivante, los puedes utilizar para atraer la atención de tus visitantes y puedan seguir adelante.

3.- Escala.

La escala en el diseño de un jardín es muy importante, ya que se encarga de las proporciones, los tamaños y las formas de todos los elementos relacionándose entre sí.

Poner en un rincón de reducidas dimensiones, una figura de jardín majestuosa y muy grande, sería desproporcionado, ya que no guardan relación ambos tamaños.

Lo mismo podría ocurrir, si delante de una casa majestuosa plantaras un manzano enano.

4.- Ritmo.

El ritmo en tu jardín lo consigues mediante las plantas y materiales que utilizas y repites, mediante crear un orden o previsibilidad.

No caigas en el error del excederte en repetir, ya que sería monótono, pero como en la música, las variaciones sobre un mismo tema son agradables.

Es posible que desees repetir ciertos materiales vegetales distintivos, como el follaje de una hierba ornamental o el gris aterciopelado de la lavanda.

En cualquier caso, la repetición de toques de color, también establece un ritmo en tu jardín e incluso ayuda a guiar la mirada.

Sin embargo, no tomes esto como algo que es imperioso hacer. Los mejores jardines siempre dejan espacio para la sorpresa, la imaginación y la intriga de no saber qué sucederá en la siguiente estancia.

5.- Simetría y equilibrio.

A las personas nos atrae por naturaleza la simetría y el equilibrio entre las cosas.

Nuestros cuerpos son simétricos, como lo son los coches que conducimos, la disposición de las ventanas de tu casa.

Esa misma característica la tienes que buscar en la simetría de la decoración de tu jardín.

Utiliza la simetría y el equilibrio de forma inteligente, ya que esta técnica puede ser un arma poderosamente atractiva, pero no abuses de ella siendo rígido y aburrido.

Hazlo de forma que parezca natural, como en la naturaleza que no se rige por la simetría.

El equilibrio es un factor esencial en el diseño de jardines ya que se refiere al peso visual que obtenemos de un jardín.

El equilibrio es el encargado de suavizar las respuestas entre dos o más características de un jardín compensándolas y haciendo que a nuestro ojo sean armoniosas.

6.- Las paredes, los techos y caminos.

Entrar en un jardín, debe dar la sensación de confort y bienestar, cómo si entraras en el interior de tu hogar.

Entrar en ellos te debe envolver en un ambiente particular que es muy diferente al resto del mundo.

Como pasa con una casa, las paredes, el techo y el suelo dan a un jardín un carácter único.

Al diseñar tu propio jardín, puedes utilizar estos aspectos para crear estancias o “habitaciones” en las cuales las plantas se disponen en un contexto en lugar de flotar en el espacio.

6.1.- Paredes.

Las fronteras, los muros o paredes suelen ser el telón de fondo que sirve para detener la mirada y centrarse en la vista prevista.

Siempre que sea posible, ancla tu jardín colocando algo de barrera: una estructura, una valla o una plantación de arbustos.

Recuerda que debes mantener la sencillez, pero el objetivo es dirigir la mirada al primer plano, no crear un elemento que sea competitivo.

6.2.-Techos.

Aunque generalmente los jardines están totalmente expuestos al cielo, a todos nos gusta y nos atrae la protección mediante un espacio más intimo y esto se crea mediante la incursión de techos a tu jardín.

Incluir pérgolas, cenadores o incluso árboles frondosos que hagan sombra son algunas ideas para crear techos en el jardín y conseguir intimidad.

Evidentemente no tienes que techar todo el espacio de tu jardín, pero crear una zona intima te ayudara a obtener esa sensación de un espacio y entorno especial apartado del resto de mundo para tus momentos de descanso y relax.

7.- Caminos.

Los caminos hacen posible que puedas andar a través de tu jardín y son un enlace natural entre un área y otra.

El material de pavimentación y la forma en que los caminos se presentan pueden ayudar a definir el estilo de tu jardín.

Un camino serpenteante de piedras planas espaciadas varios centímetros de distancia tendrá una sensación informal e íntima; un camino de ladrillo amplio sugiere pulcritud y orden; un amplio camino de césped segado a ras transmite grandeza y expansión.

Los caminos también son ideales para crear bordes o limites en tu jardín, separando zonas y áreas para crear estancias nuevas.

8.- Las plantas como elementos de diseño.

Si hay un elemento importante en el diseño de tu jardín, son las plantas.

Las ramas arqueadas de un árbol como el cerezo, bien podadas, pueden enmarcar una estancia de tu jardín dándole una belleza sin igual.

Si te das tiempo para experimentar con la forma, la textura y el color de las plantas, vas a descubrir una nueva paleta de elementos en el diseño con lo que poder trabajar.

En este aspecto, las plantas te dan una nueva forma tridimensional a tener en cuenta con formas y volúmenes.

Una variedad de diferentes formas hace que un jardín sea interesante, pero demasiada diversidad puede crear una confusión visual.

Los árboles y arbustos a menudo tienen formas características que deben ser combinadas con cuidado para evitar una confrontación.

Las flores también tienen formas características, las cabezas redondeadas, los picos verticales o incluso las fuertes líneas arquitectónicas.

Por todo esto, tienes que experimentar mediante la agrupación de plantas con la misma forma y las mismas características, o repitiendo una composición agradable de diferentes formas en varias ocasiones.

9.- Textura.

Las plantas tienen una calidad táctil que puedes utilizar como una herramienta valiosa en el diseño de tu jardín.

Piensa cómo las hojas brillantes de acebo, magnolia o rosas pueden contrastar con el follaje de otras plantas como el heliotropo, o como las carnosas hojas de un sedum difieren de las hojas en forma de aguja del romero.

Las flores también proporcionan interés textural, ya que pueden ser ricas y aterciopeladas como una rosa, o tan delgadas y translúcidas como una amapola.

Incluso la corteza de los árboles contribuye al interés textural, especialmente durante los meses de invierno.

10.- Color.

Libros enteros se han escrito sobre el uso del color como herramienta para el diseño de un jardín.

Puedes adentrarte en el mundo del color en tu jardín mediante la rueda de color para crear combinaciones armoniosas, o puedes usar tus propios diseños para crear combinaciones agradables a la vista.

Combinar colores en formas nuevas e interesantes ofrece toda una amplia gama de posibilidades a tu jardín.

Como norma general, el rojo, naranja y el amarillo son los colores que más pueden resaltar y llamar la atención a la vista.

Son colores animados y estimulantes y dan la impresión de proximidad.

Si plantas demasiadas flores con colores calientes es muy posible que no cuadren con las flores de color frio, que son menos asertivas y tu jardín será un revoltijo de colores sin cohesión.

El verde, azul y violeta son colores fríos y las flores que tienen estos colores crean un ambiente más relajante, dan sensación de descanso y crean volumen.

Conseguir inspiración para el diseño de tu jardín.

Visitar los jardines de otras personas puede ser la mejor fuente de inspiración en el diseño de tu jardín.

Lleva contigo una cámara de fotos o un cuaderno de dibujo para capturar las características que son particularmente atrayentes.

No tengas miedo de preguntar cuando algo te guste.

También puedes conseguir inspiración para el diseño de tu jardín mediante libros.

Hay infinidad de brillantes libros ilustrados para el diseño de jardines que tienen la ventaja de estar disponibles para la lectura. Puedes usar notas adhesivas para marcar las imágenes que captan tu atención y a continuación volver a revisar tus opciones para ver las similitudes.

Comparar y contrastar los diferentes tipos de jardines puede ser una idea muy útil para ayudarte a decidir qué tipo de decoración quieres para tu jardín.

Algunos libros de diseño de jardines incluyen planes de plantación completos, o son específicos para un determinado tipo de sitio.

Por lo general, proporcionan un plan del sitio, una lista para plantar, y un dibujo en alzado que muestra como se verá el jardín en un futuro siguiendo esos consejos. Puedes seguir todo el plan, o escoger y elegir aquellos elementos que más te atraigan.

Adornar el jardín.

Algunos puristas creen que la ornamentación del jardín con muebles, figuras de jardín, jardineras y macetas y otros, no son convenientes en el jardín.

Otros llenan sus jardines con muchos elementos decorativos que pueden ocasionar un ahogamiento del espacio.

Evidentemente utilizar estos recursos en la decoración de jardín de forma juiciosa pueden ayudarte a darle un estilo y carácter muy personal a tu jardín.

Al elegir los elementos decorativos para tu jardín, el desafío consiste en seleccionar aquellos elementos que te gusten, que encajen con el estilo que tienes en tu jardín y sobre todo que sean funcionales.

Crear un diseño de jardín que sea funcional y a la vez práctico, no es una tarea difícil, pero si es cierto que debes seguir algunos consejos para que el trabajo del diseño sea mucho más agradable, fácil y eficaz.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

17 − 16 =