Cómo decorar el jardín con jardineras y macetas.

Cómo decorar el jardín con jardineras y macetas.
Valora este Post

Cómo decorar el jardín con jardineras y macetas.

Decorar tu jardín con macetas y jardineras, es una de las formas más fáciles en las que puedes dar a tu jardín la belleza de las plantas y flores en unión con macetas y jardineras.

Las macetas y las jardineras sirven y son el arte de cultivar plantas en un entorno artificial a modo de contenedor o recipiente.

Este tipo de macetas y jardineras es apto para casi cualquier planta y en cualquier posición, tanto en interiores como exteriores.

Las jardineras en el mundo de la jardinería ofrecen una manera muy conveniente de plantar en tu jardín, al lado de una piscina, en un balcón, una terraza, un patio y áreas que generalmente dispongas que sean pequeñas. De hecho la jardinería en macetas traerá belleza instantánea a las zonas que normalmente no son propias para el crecimiento de tus plantas.

A menudo, este tipo de jardinería en macetas es la única manera de hacer crecer las plantas que tienen necesidades específicas en cuanto a un suelo de calidad, o en las zonas secas y áridas donde la jardinería tradicional es muy difícil.

El riego de las plantas que están en macetas, es mucho más fácil y además se pueden mover en diferentes ubicaciones de tu jardín, en función del clima estacional o los requerimientos que necesiten de luz.

Ventajas de plantar en jardineras y macetas:

  •     Con la jardinería en macetas se puede controlar la cantidad de agua y alimentos que las plantas reciben.
  •     Es una forma ideal para ahorrar agua, ya que tienes la tierra y las raíces concentradas en un lugar.
  •     Puedes controlar el tipo de suelo en el que crecen tus plantas.
  •     Al tener una zona concreta en la que las raíces nacen, te permite dirigir a un lugar concreto las enmiendas del suelo, para así ser más fértil.
  •     Te permite controlar el posicionamiento de las plantas para satisfacer cualquier necesidad que tenga la planta.
  •     Debido a su versatilidad puedes hacer uso de las macetas y jardineras como punto focal en tu jardín, especialmente si esta jardinera o maceta tiene ornamentos o esta esculpida con motivos decorativos.

Este tipo de jardineras y macetas, pueden agregar distinción a un área determinada. Puedes utilizar una maceta de piedra artificial muy ornamentada a cada lado de la entrada de tu casa, en la parte superior o inferior de los pasos de jardín o en contra de un fondo verde oscuro para marcar una diferencia de contraste.

No tienes que tener miedo a la hora de utilizar este recurso en la decoración de tu jardín, porque creas que redundará en detrimento del estilo de tu jardín, ya que las macetas y jardineras, debido a sus muchos diseños diferentes, se pueden adaptar a cualquier tipo de estilo de jardín.

Puedes incluso utilizar tus macetas en grupo para crear efectos con las formas y jugar con los colores.

Agrupar los mismos arbustos de colores y utilizar diferentes tamaños de jardineras dan proporción y volumen.

Puedes igualmente utilizar tus jardineras para plantar plantas que sean altas, consiguiendo de esta forma, zonas de privacidad.

Otra ventaja de utilizar jardineras y macetas en la decoración de tu jardín, es que puedes volver a utilizarlas en caso de que una planta se haya marchitado.

Y es que la utilización de jardineras y macetas en el diseño y la decoración de un jardín es tan versátil y a la vez tan sencillo, que en cualquier lugar o zona de tu jardín es un complemento ideal para llenar de matices exquisitos y detalles impresionantes cualquier zona.

Tendencias en la construcción que motivan la utilización de las jardineras y macetas.

La utilización de las jardineras y macetas, sobre todo en los últimos años, se ha proliferado debido a las tendencias en la construcción de casas.

Con el aumento de la construcción de casas unifamiliares o pequeños chalet con poco jardín, la incorporación de macetas y jardineras a la decoración de estas construcciones ha sido notable.

Debido a esta tendencia, es que podamos disfrutar de una gran cantidad de modelos, colores, dimensiones y diseños de jardineras y macetas.

Hoy en día hay una gran variedad de macetas que se pueden utilizar para adornar tu jardín con ideas realmente sorprendentes.

Cada forma, tamaño, textura, material y las plantas que puedas acoplar, se puede convertir en ideas prácticas que darán a tu jardín un diseño mucho más vivo.

Si vives en un complejo de viviendas unifamiliares, es muy posible que dispongas de un espacio para tu jardín algo limitado. El uso de jardineras te brinda la oportunidad de poder cultivar y presumir de un jardín fantástico que de otra manera no podrías tener.

Aparte de la búsqueda de la decoración con tus jardineras, las macetas que utilices en tu jardín te pueden servir para cultivar verduras y hortalizas.

El cultivo de este tipo de verduras y hortalizas, no es sólo para aquellos que tienen grandes jardines en climas adecuados. Incluso si vives en un piso o planta baja que tenga un pequeño balcón, puedes hacer crecer este tipo de cultivos con éxito.

La elección de una maceta o jardinera.

El primer paso a la hora de convertir tus ideas con macetas y jardineras en realidad, es la elección de estas macetas en función de tus necesidades y preferencias, aunando versatilidad y funcionalidad.

Tienes que elegir la jardinera o maceta que vayas a utilizar antes de comprar o trasplantar una planta.

Tienes a tu disposición una amplia gama de macetas que van desde macetas de plástico simple, jardineras de barro y macetas y jardineras de piedra artificial.

Las macetas de terracota son porosas y la tierra que se contiene en ellas, debido a esta circunstancia, se seca más rápido que en otro tipo de macetas. Sin embargo, si compras una maceta esmaltada esta circunstancia se reduce, ya que el esmalte proporciona una capa que no permite que se escape la humedad de la tierra.

Con el tiempo, este tipo de material adquirirá una pátina natural debido a los musgos y líquenes que pueden crecer en el exterior y las sales blancas que aparecen la superficie. Siempre tienes la opción de fregar estas sales si no te gusta.

Suelen estar fabricadas a mano y, a diferencia de sus homólogas de fabricación comercial, no pueden estar expuestas a temperaturas muy elevadas ya que pueden agrietarse o romperse fácilmente cuando se exponen a las inclemencias del tiempo extremas y sus temperaturas.

Un consejo que te puede ayudar es utilizar una maceta de plástico dentro de la maceta de barro. De esta forma evitaras que las sales de la tierra para macetas o la propia tierra se filtren por el barro y lo puedan dañar.

Las jardineras de madera, incluyendo las canastas de materiales parecidos, tendrás que tratarlas contra el envejecimiento y las hormigas antes de su plantación.

Cubre el recipiente de madera con una hoja de plástico y asegúrate de que el plástico tiene agujeros suficientes para el drenaje en la parte inferior.

En Piedra Artificial Balaustres Martínez, te ofrecemos una amplia gama de macetas y jardineras de piedra artificial, en diferentes acabados, colores, texturas, tamaño y formas, pudiendo elegir la que más encaje dentro de tu estilo, preferencias o gustos.

Visita nuestra sección para poder ver y elegir cuál de ellas es la que satisface tus necesidades.

En cualquier caso y depende del material que vayas a utilizar en la selección de tu maceta o jardinera, hay algunos principios básicos que necesitas tener en cuenta a la hora de seleccionar los contenedores para la decoración de tu jardín, ya que mediante seguir estos consejos podrás lograr el éxito en la visualización de la decoración de tu jardín.

Tamaño de la maceta o jardinera.

La jardinera debe adaptarse al hábito de crecimiento de las plantas que vayas a plantar en su interior.

Asegúrate de que la jardinera se adapta a este hábito para utilizar la maceta más conveniente.

Así que tienes que esforzarte por determinar una maceta o jardinera que sea lo suficientemente grande para la planta elegida.

Escala para las macetas y jardineras.

La escala se refiere a la posición de tu jardinera con respecto a lo que le rodea, así como la proporción de la planta con respecto a la maceta que la contiene.

La planta debe estar en proporción con el tamaño de la jardinera. Esta proporción es de un tercio de la altura total y el diámetro de la planta junto con la jardinera.

A su vez, tienes que tener muy en cuenta el tamaño de paredes, zonas y áreas donde vayas a colocar tus macetas para que todo guarde relación en cuanto al tamaño.

Color para tus macetas y jardineras.

El color de tu jardinera y maceta debe mezclarse o acoplarse de forma natural con el entorno en donde la vayas a poner.

Elegir un color natural que armoniza con el entorno, siempre es una buena idea para no crear discrepancias.

Después de todo, piensa que la función de tu jardinera o maceta es establecer una planta en tu jardín de una forma sencilla y no la de crear una competencia con los elementos decorativos que ya tengas dispuestos.

Cantidad de macetas y jardineras.

No intentes meter tantas macetas y jardineras como sean posibles en un área determinada. Sería mejor que dejaras espacios intercalados para permitir que cada planta en su maceta pueda crecer de forma natural para alcanzar su máximo esplendor sin competir con la planta que tiene al lado.

Agrupa las plantas en función de su color y la forma, no trates de mezclar diferentes colores y formas.

La forma y el estilo de las macetas y jardineras.

Tienes que elegir una jardinera o maceta que se adapte al estilo general de tu jardín o casa, el área donde lo vas a colocar.

Como bien te decía antes, las macetas y jardineras son un recurso en la decoración de tu jardín, pero jamás tienen que estar en contraposición del estilo que tengas implantado en tu jardín, ya que se tienen que adaptar al entorno de una forma natural y totalmente armónica para no causar drásticos cambios.

Drenaje de jardineras y macetas.

El riego es importante en todas tus plantas de jardín y también en las que están en jardineras y macetas, sin embargo en estas últimas, tienes que tener especial atención y asegurarte de que la jardinera que elijas tiene agujeros de tamaño decente en el fondo para un correcto drenaje.

Bandejas o platos para la recogida de agua.

Este tipo de bandejas son especialmente útiles para la reutilización del agua, ya que cuando la tierra de tu jardinera no absorbe más agua, mediante el drenaje expulsa la sobrante, sin embargo, si tienes esta bandeja en la parte inferior de tu maceta, este agua no se pierde y la propia planta puede volverla a utilizar debido a la humedad que le da a la maceta.

Agrupación de jardineras y macetas.

Si vas a utilizar esta característica de agrupación, agrupa las macetas de acuerdo a su tamaño, plantas más altas en la parte posterior y plantas más cortas o con menos crecimiento en la parte delante o en los laterales, para así poder tener una amplia visión de todas y cada una de tus plantas, sea cual sea su crecimiento.

Material para tu jardinera y maceta.

Del material que este hecha tu jardinera o maceta influirá muy directamente en el crecimiento de la planta.

Las macetas de barro al ser porosas se secarán rápidamente, mientras que las macetas de plástico, metal o resina pueden calentarse muy rápidamente.

Sea cual sea la elección que hagas en relación a tu jardinera para tu jardín, debes tener muy en cuenta el crecimiento de la planta y elegir en consecuencia el tamaño de tu jardinera o maceta.

Tierra para macetas y jardineras.

La mayoría de las plantas en macetas o jardineras crecerán de forma adecuada si utilizas una tierra de calidad para su crecimiento.

Es importante comprar la mejor tierra para macetas que puedas permitirte ya que esta es la principal forma de alimentarse tu planta durante mucho tiempo y su salud dependerá de la calidad de la tierra que utilices.

La tierra de tu maceta debe ser de textura adecuada para el desarrollo de la raíz en macetas. Tiene que contener todos los nutrientes esenciales y necesarios para el crecimiento de las plantas en macetas y debe ser capaz de retener suficiente agua para sostener la planta en la maceta.

Ingredientes necesarios para la tierra de sus macetas o jardineras:

  1. Siete partes (en volumen) de buen suelo franco de nutrientes.
  2. Tres partes (por volumen) de tamiza, compost bien descompuesto o musgo de turba para la retención de humedad y nutrientes.
  3. Dos partes (en volumen) de estiércol para nutrientes.
  4. Dos partes (por volumen) de arena de río para el drenaje.
  5. Por cada tres cubos (es decir, 10 litros de tamaño) de esta mezcla de tierra para macetas también puedes añadir 125 ml (media taza) de super-fosfato, 125 ml de fertilizante general como 3:1:5, así como una cucharadita rasa de cal agrícola.

Siembra en jardineras y macetas.

Es necesario preparar tus macetas antes de plantar en ellas.

Esta preparación implica lavar la jardinera de forma eficaz para evitar posibles contagios o propagación de plagas.

Si la maceta está hecha de material poroso, como macetas de terracota o vasijas de barro, empápala bien antes de llenarla con tierra.

Si las macetas las pre-empapas, las paredes no absorben la humedad de la tierra de la maceta. Por el contrario, si no se empapan, la tierra se contrae y despega de los lados de tu jardinera, dando como resultado un hueco en el que el agua se escurrirá cuando la riegues y por tanto dejará el centro de la tierra de tu maceta totalmente seco.

A este respecto, el drenaje es fundamental, por lo que a modo de ejemplo tienes que tener alrededor de un mínimo de cuatro agujeros de 1 centímetro de diámetro para una maceta que tenga 45 centímetros de diámetro.

Ten mucho cuidado con los agujeros de drenaje que no se obstruyan o bloqueen. Para ello puedes utilizar una capa de arena de rio sobre estos orificios para evitar que el drenaje se obstruya. De esta forma consigues un filtro que evita que el material orgánico y la tierra de la maceta se escape.

Esta capa de arena de río no debe ser más gruesa de 3 a 5 centímetros para que así no ocupe demasiado espacio dentro del espacio destinado a la tierra en la jardinera. (Si tienes varias macetas que son muy pequeñas, una gasa o tela gruesa puede ayudarte a conseguir este mismo efecto sin utilizar tanto espacio).También es una buena idea añadir gránulos que retienen la humedad de la tierra de la maceta.

Tienes que regar la planta antes de trasplantarla.

Llena la maceta con tierra para poner la bola de la raíz de tu planta.

Retira tu planta de la maceta, colócala cuidadosamente en la nueva maceta y cubre con tierra alrededor de la bola de la raíz.

Deja un espacio de unos 5 centímetros por debajo del borde de tu maceta para que puedas regar de forma cómoda.

Añade una capa de abono orgánico para actuar como mantillo y mantén húmedo el suelo.

Ten cuidado con la exposición al sol de las plantas recién trasplantadas.

Replantación en macetas y jardineras.

A veces tienes que replantar una jardinera o maceta, sobre todo cuando te das cuenta que las raíces comienzan a sobresalir por los orificios de drenaje, el crecimiento se convierte en retraso o la planta no florece como debería.

Este trasplante se puede hacer de forma fácil.

Antes de empezar, asegúrate de que tienes suficiente tierra para macetas, una nueva maceta y las herramientas correctas para el trabajo. Asegúrate de que tu nueva jardinera es por lo menos un tercio más grande que la anterior.

Ata el follaje de tu planta para que no se dañe durante el proceso de trasplante.

Saca la planta con cuidado de su antigua maceta, teniendo especial atención con el cepellón y sus raíces que no sufran ningún daño.

Afloja la tierra de alrededor de las raíces, salvo en plantas que tienen raíces sensibles, como las buganvillas, coníferas, rosas y otras.

Coge la planta por la raíz y no por el tallo principal. Colócala en la nueva maceta y comprueba que el antiguo nivel de suelo está en el mismo nivel en la nueva maceta.

Rellena con tierra fresca y firme alrededor de las raíces. Asegúrate de que no hay burbujas de aire en la tierra.

No llenes tus macetas de tierra hasta el borde para dejar espacio suficiente para que puedas regar y dejar margen para algo de agua.

Reafirma la superficie de la tierra de la maceta para que la planta se pueda apoyar firmemente.

Riega abundantemente tu planta recién trasplantada hasta que salga agua por los agujeros de drenaje, deja reposar durante unos quince minutos y vuelve a regarla bien de nuevo.

La alimentación y la poda en jardineras y macetas.

Las macetas y jardineras requieren un riego regular ya que esto es vital para su crecimiento.

En los meses de verano tendrás que tener una especial atención y el riego lo tendrás que llevar a cabo con mayor asiduidad, incluso llegando a ser diario el riego y más si las macetas que utilizas son de tipo poroso.

La regla general es regar las plantas de macetas y jardineras permitiendo que el exceso de agua fluya por los agujeros de drenaje.

Después de eso, sólo será necesario regar de nuevo una vez los primeros de 6 a 8 centímetros de la tierra de la maceta se empiece a secar.

Aunque no hay ninguna regla estricta en cuanto a regar ya que depende de muchos factores como el lugar, el clima, la disposición, el viento y otros; sí que es cierto que no tienes que dejar las raíces de una maceta expuesta al agua del plato que sirve para recoger el excedente del agua por más de una hora. Esto conduce a un exceso de riego, el anegamiento y el daño a las raíces.

Es un hecho más que comprobado que ciertos nutrientes se lixivian de la tierra de la maceta siempre que el exceso de agua corre a través de los agujeros de drenaje.

Por ello, tendrás que añadir fertilizantes regularmente cada cierto tiempo durante la temporada de crecimiento activo.

No añadas este tipo de fertilizantes para las plantas cuando la tierra este seca, sino más bien aplica el fertilizante después de un buen riego.

Consejos para el éxito de la jardinería en macetas.

Comprar suelo esterilizado para el uso en macetas, ya que esto asegurará que la tierra de la maceta está libre de enfermedades y semillas de malas hierbas.

La agrupación de macetas y jardineras es la mejor y más eficaz opción en el diseño y decoración de un jardín que no dispersarlas.

No regar por la tarde cuando la evaporación es menor.

Añadir fertilizantes y alimentos sobre una base regular.

Trasplanta plantas regularmente como medio de enmienda del suelo.

Elegir las correctas macetas en función de su tamaño.

Haz uso del mantillo, orgánico o inorgánico, para cortar y prevenir el crecimiento de malezas y fomentar las raíces superficiales.

La mayoría de las plantas son sensibles a la luz, así que antes de que las plantes o las cambies de sitio, de un lugar de sombra a uno soleado, deben estar preparadas para esta acción mediante irlas acostumbrando poco a poco, esto evitará que se quemen.

La elección de las plantas adecuadas.

Casi todos los tipos de plantas se pueden plantar en macetas y jardineras, incluso puedes plantar árboles y arbustos.

Sin embargo, hay algunas plantas que son particularmente adecuadas para la jardinería en macetas debido a sus requerimientos que son especialmente idóneos para este fin.

Pero tienes que investigar lo siguiente antes de hacer tu elección:

  •     Medir las dimensiones exactas de tu maceta y tener en cuenta la cantidad de espacio que ocupara la planta al crecer.
  •     Controlar la cantidad de luz que recibirá, tanto directamente del sol, como la sombra.
  •     Controlar otros factores, como la exposición al viento, al aire libre o en un balcón e incluso el aire acondicionado si esta en el interior.

Arboles pequeños para jardineras y macetas.

Entre los árboles que puedes plantar con éxito y cultivar en tus macetas y jardineras, las palmeras son las más populares, seguidas de los árboles japoneses que también tienen mucho éxito como son los bonsái.

Son siguientes árboles son muy recomendables a la hora de plantarlos en jardineras y macetas:

  •     Acer palmatum: El árbol de arce japonés.
  •     Chrysalidocarpus lutescens: La palmera bambú.
  •     Cunonia capensis: También conocido como el aliso rojo.
  •     Euphorbia ingens : El árbol común Euphorbia.
  •     Ficus benjamin i
  •     Halleria lucida
  •     Livistona chinensis
  •     Magnolia grandiflora
  •     Nuxia floribunda
  •     Fortunei Trachycarpus

Árboles frutales para jardines y macetas.

Los árboles y especialmente los árboles frutales enanos son excelentes plantas para el disfrute de la vista, pero además te van a proporcionar un aliciente en cuanto al rico sabor del que puedes beneficiarte mediante sus frutos.

A continuación te presento algunas de las mejores opciones que se pueden considerar para la jardinería en macetas:

  •     Frutas tropicales: Ejemplos que incluyen árboles de aguacate, plátanos y papaya, piña y árboles de mango. Estas frutas crecerán de forma adecuada en jardines libres de heladas y patios protegidos.
  •     Cítricos: Ejemplos como pomelos, naranjos y limoneros.
  •     Frutas de clima templado: Los manzanos, higueras, fresas y grosellas e incluso frutas con hueso son algunos ejemplos. Estas frutas tolerarán algunas heladas que no sean excesivas.

Arbustos para jardineras y macetas.

Brunfelsia, nandina, camelias, coníferas, azaleas, fucsias, gardenias, ciprés, romero, hortensias, el lino y la lavanda son arbustos que puedes plantar en tus jardineras y macetas.
Escaladores para jardineras y macetas.

Los escaladores como madreselva, buganvilla, el jazmín, mandevilla, stephanotis y dipladenia también se hacen bien en macetas de jardín.

La ventaja adicional del uso de escaladores en la jardinería en macetas es que son más controlables a la hora de ver su propagación.

Algunos ejemplos de escaladores que puedes utilizar en jardinería en macetas son:

  •     Clematis sp
  •     Senecio macroglossus
  •     Alata Thunbergia
  •     Jasminum multipartitum
  •     Pelargonium peltatum
  •     Petalidium coccineum
  •     Littonia modesta

Plantas anuales para jardineras y macetas.

La mayoría de las plantas anuales de tus camas elevadas del jardín pueden crecer en macetas y jardineras como compañeros de los árboles y arbustos que puedas tener.

Las pequeñas variedades de begonias, pensamientos y maravillas las puedes utilizar para este propósito.

Cubiertas de tierra para jardineras y macetas.

Algunas especies de este tipo son especialmente decorativas ya que su forma y su caída en cascada, puede proporcionar un mantillo natural y excelente para las plantas que puedas tener ya plantadas en la misma maceta.

Algunos ejemplos pueden ser:

  •     Carnosa Othonna
  •     Plectranthus neochilus
  •     Delosperma sp
  •     Cordifolia Aptenia

Bulbos y bombillas para jardineras y macetas.

Los bulbos y bombillas para jardineras y macetas son una de las especies que mejor se adaptan a este tipo de plantaciones y sobre todo en su época de floración. Puedes luego sustituirlos por plantas anuales para garantizar un espectáculo constante de color cada temporada en tu jardín y en las macetas y jardineras que uses.

Las plantas suculentas para jardineras y macetas.

El uso de plantas suculentas como plantas de maceta son excelentes, ya que van a tolerar un poco la sequía y no necesitarán que las riegues con tanta regularidad como otros tipos de plantas.

En condiciones climáticas de poca humedad o sequia, estas suculentas soportarán los elementos climáticos más adversos durante mucho más tiempo que otro tipo de plantas.

Aloe sp: Aloe ecklonis con flores de color rojo anaranjado. Aloe aristata con rosetas de color rojo apretado de hojas pequeñas y erectas flores de color naranja-rojo en racimos largos.

Perfoliata Crassula: Flores de color rojo brillante durante mediados de verano. Erigir a difundir el crecimiento entre las diferentes especies. coccinea Crassula tiene flores rojas, tubulares.

Thyrsiflora Kalanchoe: Hojas grandes, de color rojizo con las flores amarillas. Puede crecer hasta 70 cm de altura.

Kleinia galpinii: Brillantes flores de color rojo anaranjado.

Las rosas en macetas y jardineras.

También puedes mantener un jardín de macetas con rosas y es que este tipo de plantas no tienen sistemas de raíces muy extensas lo que proporciona que sean ideales para plantarlas en macetas. Sin embargo las rosas que se plantan en jardineras y macetas necesitan más cuidado y atención que las que crecen en el suelo del jardín abierto.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

quince − Doce =