Cómo hacer crecer plantas en camas elevadas en el jardín.

Cómo hacer crecer plantas en camas elevadas en el jardín.
Valora este Post

Cómo hacer crecer plantas en camas elevadas en el jardín.

Las camas elevadas son fantásticas para los que tienen un suelo de arcilla pesado o si dispones en tu jardín de un suelo pobre que tienes que rectificar y añadir nutrientes.
camas elevadas de jardin
Este tipo de camas elevadas en tu jardín drenan bien y se calientan mucho más rápido en la primavera que las típicas plantaciones que puedas realizar en el suelo de tu jardín.

Las camas elevadas en el jardín se pueden utilizar para hacer crecer tanto flores como verduras y pueden crear una zona de cultivos en tu jardín de una forma muy fácil y sobre todo eficaz, dándote unos resultados verdaderamente satisfactorios sin grandes esfuerzos.

Las camas elevadas en la jardinería.

Aparte de los efectos visuales que vas a conseguir en la decoración de tu jardín instalando estas camas elevadas, tienes otras ventajas a nivel de jardinería que incluyen:

  • Puedes ser capaz de elegir el suelo que poner en tu cama elevada, esto es particularmente útil para el cultivo de ericáceas y plantas como azaleas, camelias, etc.
  • Puedes también conseguir un mejor drenaje en la tierra y además un suelo más caliente en la primavera.
  • Puedes prevenir de forma eficaz la compactación del suelo, ya que no tienes que caminar sobre la superficie para el mantenimiento de las plantas.
  • Tienes un fácil acceso a todas tus plantas, y todo está en orden y recogido.
  • Las camas elevadas tienen un volumen de tierra mucho más grande que contenedores, macetas y jardineras y por tanto disminuye el mantenimiento en cuanto al riego y la frecuencia.
  • Son muy fáciles de cubrir con una malla o protector para que las cosechas o plantas que tengas puedas protegerlas de las inclemencias del tiempo.

Materiales para la fabricación de las camas elevadas.

La primera cosa en la que tienes que pensar a la hora de decidir el material para la fabricación de tu cama elevada es si lo tienes a tu disposición.

Hay materiales ideales para la construcción de una cama  elevada, que pueden ser, tablas de madera, incluidas las de andamios estén o no tratadas, troncos serrados, ladrillos, piedra natural o incluso bloques de piedra artificial.

cama elevada para jardin de bloques
Si te decides por utilizar traviesas de tren o madera de desecho, ten cuidado que esta madera no se haya tratado con productos tóxicos.

En caso de que estuvieran tratadas, tendrías que forrar las maderas con láminas de polietileno en el interior para evitar que las toxinas pudieran dañar las plantas.
Cama elevada para jardin forrada
Si estas tratando de construir una cama elevada para plantas ericáceas como las azaleas o camelias, tienes que tener en cuenta que si vas a utilizar mortero con ladrillos o bloques, las paredes al tener cal se filtrarán en el suelo, convirtiéndolo en alcalino con el tiempo. Puedes optar por solucionar este problema siendo previsor e instalando láminas de polietileno para prevenir tal circunstancia.

Al elegir un material para hacer una cama elevada, tienes que tener en cuenta la facilidad de construcción.

 

 

Las camas elevadas construidas con ladrillos, piedras o bloques de piedra artificial son difíciles de construir, pero tienen una larga duración, sin mantenimiento y sobre todo son robustas y fiables.

En cuanto a las camas elevadas que se construyen de madera son por lo general mucho más rápidas y fáciles de construir, además se pueden quitar fácilmente e instalarlas en otra zona de tu jardín si decides en el futuro su cambio.

¿Qué tamaño debe tener mi cama elevada?

Cuando construyes una cama elevada, tienes que asegurarte de que toda la superficie de la tierra está al alcance de tu mano desde el borde de la misma, sin tener que pisar el suelo del interior.

Si la cama es accesible desde todos los lados, un tamaño ideal sería de 1,2 metros, pero esta medida puede variar en función de tus necesidades.

Si vas a instalar caminos entre tus camas elevadas, asegúrate de que sean de al menos de 30 centímetros de ancho para caminar o 45 centímetros en caso de que vayas a utilizar una carretilla.

Cómo hacer una cama elevada.

Antes de disponerte a realizar la cama elevada, debes decidir con tranquilidad el lugar donde la vas a instalar. Una vez que tienes decidido el lugar perfecto, tienes que cavar el suelo existente a la profundidad de una azada o unos 20 a 30 centímetros para ahuecar la tierra

Una vez construida, llena tu cama elevada con tierra vegetal y un montón de materia orgánica como estiércol bien descompuesto, compost o residuos verdes reciclados.
Extiende la tierra de manera uniforme por toda la zona de la cama para que se vaya asentando la tierra que has añadido y vierte más tierra en función de la necesidad.

Si por algún motivo has tenido que quitar el césped en el proceso de la colocación de tu cama elevada, puedes colocar este mismo césped en la parte inferior de la cama antes de llenarla, este césped se sumará a la materia orgánica y los nutrientes a la tierra en la medida que se desintegra.

La mayoría de las plantas, a excepción de los grandes árboles y arbustos, se pueden cultivar en una cama elevada. Las camas elevadas de jardín son particularmente útiles para las plantas que requieren un buen drenaje, como plantas alpinas y mediterráneas; y de plantas que requieren suelos especiales como las plantas ericáceas.

Muchas plantas alpinas son pequeñas y puedes apreciarlas mejor cuanto más cerca del nivel de los ojos están.

Las hierbas funcionan muy bien en una cama elevada, ya que crecen con más vigor debido al buen drenaje, siendo mucho más fáciles de cosechar.

Los macizos de flores plantados son también una buena oportunidad para que se puedan derramar por el borde de la cama y puedan suavizar la función de salida.

Las verduras y frutas blandas como las fresas, frambuesas, moras y grosellas también funcionan muy bien en una cama elevada.

Camas elevadas para vegetales.

El cultivo de hortalizas en una cama elevada tiene muchas ventajas, el suelo está libre de drenaje, se calienta más rápido para las cosechas y son fáciles de manejar.

Puedes añadir una cubierta a la cama hecha de polietileno o lana para extender la temporada de cultivo en el invierno también.

Los cultivos de raíces como las zanahorias o chirivías se benefician particularmente de la tierra profunda y del drenaje libre que proporcionan estas camas elevadas.

Evidentemente es una solución perfecta para que puedas probar tus cultivos de una manera rápida y organizada.

Las camas vegetales son también una manera fácil de practicar la rotación de cultivos. El propósito de la rotación de cultivos es para prevenir la acumulación de plagas y enfermedades específicas de un grupo de cultivos.

Si tienes varias camas elevadas, puedes utilizarlas en forma rotacional para que en cada temporada utilices un cultivo diferente en las diferentes camas que tengas dispuestas.

De esta manera reduces en gran medida el riesgo de una determinada plaga o enfermedad que se pueda acumular en el suelo.

La rotación de cultivos también te puede permitir que tengas la mayor parte de nutrientes en el suelo.

Como puedes apreciar, poner una cama elevada en tu jardín te proporciona una facilidad de cultivo muy extensa, que además se ve agrabada por la facilidad de tu instalación.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

5 × cuatro =