Plantación de un jardín.

Plantación de un jardín.
Valora este Post

Plantación de un jardín.

La plantación de un jardín suele ser una de las labores más importantes en el diseño de tu jardín, ya que las plantas y sus colores son fundamentales en todo el aspecto que quieras darle a la decoración de este.

Cuándo plantar tu jardín.

El viejo dicho de que “la paciencia es una virtud” se aplica muchas veces a la plantación de un jardín nuevo y sobre todo cuando llega la época de la plantación en el principio de la primavera. Una de las formas de determinar cuándo plantar verduras se basa en su resistencia o su capacidad para resistir las heladas y las bajas temperaturas.

Qué plantar en tu jardín.

Tienes que pensar sobre todo en la efectividad a la hora de plantar tus verduras y hortalizas, es por ello que el factor fundamental para decantarte por la idea de cuáles van a ser tus productos, es tu propio beneficio. Serán aquellos que su crecimiento y recolección sean para el abastecimiento de tu familia y para tu propia alimentación.

En la medida de lo posible y si eres novato, evita verduras “exóticas” o difíciles de cultivar.

Te recomendaría que cultivaras hortalizas hibridas y vegetales híbridos, ya que son más fuertes y más sanos que quizá otros vegetales e incluso tienen en algunos casos mayores rendimientos.

Muchas de estas verduras híbridas tienen resistencia a las enfermedades e incluso se recuperan mucho mejor de las inclemencias del tiempo.

A pesar de que puedan costar algo más, la inversión en hortalizas híbridas vale la pena.

En caso de que quieras guardar semillas, recuerda que los híbridos no se reproducen fiel al tipo, lo que significa que la nueva planta será inferior a la planta madre de donde has recolectado la semilla.  

Elije variedades resistentes a las enfermedades en los vegetales que vayas a cultivar.

El hecho de que un vegetal sea o tenga resistencia a enfermedades especificas, no significa que ese vegetal no pueda contraer enfermedades, pero sí que es cierto que va a tener una resistencia superior a otros de su misma especie para dicha enfermedad.

Cómo plantar de la forma más adecuada.

Cava de 20 a 25 centímetros de profundidad en tu suelo y rompe y desmenuza los terrones de tierra para dejarla suelta y esponjosa, para ello puedes utilizar el rastrillo.Utiliza este mismo rastrillo para preparar el suelo y dejarlo liso y uniforme.

Esparce fertilizante a razón de las instrucciones del paquete y en función de la superficie que vayas a plantar, pasa el rastrillo para esparcirlo y que se pueda mezclar entre los 2 a 4 centímetros de profundidad del suelo.

Si tienes previsto utilizar fertilizante orgánico, agrega de 5 a 10 centímetros, en capas, de materia orgánica sobre tu suelo y cava para poder mezclar la tierra y la materia orgánica, de esta manera, la materia orgánica, el compost, mejorará la estructura de tu tierra y le dará nutrientes complementarios.

La Siembra en tu jardín.

Antes de sembrar, asegúrate de tener las semillas suficientes y de las variedades que necesitas para realizar la siembra.

Evita la compactación del suelo. Para ello tienes que evitar caminar sobre las áreas que vas a sembrar, y así prevenir el que la tierra se vuelva dura.

En todo momento tienes que ver la tierra con un tacto esponjoso y suave para que tus hortalizas y verduras tengan el rendimiento deseado.

Asegúrate de seguir las instrucciones del paquete de semillas o del vivero, tanto para la profundidad de siembra como la manera de hacerlo.

Como normal general, las semillas deben plantarse a una profundidad de 2 a 4 veces su diámetro o el ancho mayor.

Después de sembrar, cubre tus semillas con tierra esponjosa.

Riega ligeramente las semillas y mantén la humedad, sin encharcar o enfangar la zona, hasta que germinen.

Trasplantes en tu jardín.

Las verduras como tomates, pimientos, repollo, brócoli, berenjena y las acelgas se plantan como trasplantes.

Cuando compres estos trasplantes, elije trasplantes con las siguientes características.

  • Elije las plantas con hojas verdes sanas. Evita las plantas con hojas amarillentas o sin vigor. Estos son los típicos síntomas de plantas enfermas.
  • Evita las plantas en macetas con raíces doradas o de color oscuro, ya que están muertas o enfermas. Busca las plantas que tengan la raíz blanca, ya que es un síntoma de buena salud.
  • Comprueba los insectos que pueda albergar una planta. Para ello puedes agitarla. Comprueba el reverso de las hojas, para ver si tiene áfidos. Los pulgones en forma ovalada se suelen agrupar en esas zonas de las hojas. Tanto unos como otros, son insectos chupadores, viven y se nutren de la planta quitándole vigor y provocando un crecimiento no deseado. 

Antes de plantar estos trasplantes debes aclimatar las plantas.

El endurecimiento de las plantas es un proceso lento de introducción a las temperaturas y las condiciones de la luz al aire libre.

Poco a poco ves aumentando el tiempo que tus trasplantes pasan al aire libre para que se vayan acostumbrando.

Trata de plantar en días nublados o por la tarde para evitar sembrar con las altas temperaturas, ya que vas a provocar mucho estrés en tus plantas.

Cava un agujero lo suficientemente grande para que puedas alojar las raíces y tierra de la planta. En este proceso ten cuidado de no dañar el sistema radicular de la planta mientras lo extraes de su maceta.

Deja espacio entre los trasplantes para puedan crecer con soltura y puedan aprovechar al máximo los nutrientes del suelo.

Fertiliza tus trasplantas y riégalos según las recomendaciones de tu vivero o la caja del fertilizante.

En la medida de lo posible utiliza un fertilizante iniciador soluble con agua, y a poder ser que sea un fertilizante iniciador, ya que es alto en fósforo. Este fósforo ayuda a promover el desarrollo de las raíces y con esto conseguir un buen comienzo de tu planta.

Consejos para la plantación en tu jardín.

En tu jardín, y sobre todo en tus plantaciones te vas a encontrar con plagas de insectos.

Hay infinidad de maneras para prevenir que estos insectos y plagas puedan afectar a tus recién plantadas hortalizas y verduras, sin embargo buena manera de prevenirlos y sobre todo muy casera, es cortar ambos extremos de una lata e introducirla en el suelo para proteger tus recién trasplantadas plantas.

Tanto orugas como gusanos cortadores les gusta masticar los tallos aun en proceso de crecimiento de tus plantas, que con este sistema no van a poder tener acceso. Después de dos o tres semanas, puedes quitar esta barrera, ya que los tallos se habrán espesado lo suficiente para soportar estos ataques.  

Por último:

  • Compra trasplantes vegetales saludables, con hojas y tallos verdes y sanos y sin signos de color amarillento o dorado.
  • Retira con cuidado los trasplantes y verifica el sistema de raíces. Las raíces deben ser de color blanco con suciedad visible de la tierra.
  • Comprueba si hay insectos.
  • Introduce gradualmente los trasplantes.
  • Riega tus trasplantes y fertilízalos con un fertilizante que sea alto en fósforo.

Además como complemento, puedes sembrar flores en tu jardín de vegetales. Estas flores pueden atraer a insectos beneficiosos, parásitos y depredadores que ayudan a controlar las plagas de tu jardín.

Elije variedades resistentes a las enfermedades y proporciona una buena circulación del aire para ayudar a controlar las enfermedades.

Deja espacio suficiente entre tus vegetales para que se puedan propagar y su crecimiento sea el óptimo.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

diecinueve − Trece =