Seguridad en el jardin.

Seguridad en el jardin.
Valora este Post

Seguridad en el jardín.

Es un hecho bien conocido que la mayoría de los accidentes ocurren en y alrededor de tu casa, y aunque tu jardín puede ser el lugar ideal para relajarse, exige el mismo nivel de atención que puedas tener en el interior de tu casa, para evitar los accidentes.

Consejos para evitar accidentes.

Mientras trabajas en el jardín tienes que extremar las precauciones para no convertir un tiempo de pasamiento en un accidente que pueda traerte serias consecuencias.

Al utilizar equipos eléctricos, como una desbrozadora, tienes que guardar una distancia de seguridad para trabajar de forma adecuada y lejos de personas y mascotas.

Usa protección ocular y auditiva correcta, así como ropa de protección, incluyendo zapatos con suela de goma, puntera de metal y que sean cerrados.

No trabajes nunca en tu jardín, sobre una superficie que sea inestable y poco segura, como un taburete o andamio improvisado a base de tablas, ya que puede vencerse y provocar lesiones por caídas.

Si estas trabajando en una escalera, asegúrate de que está colocada sobre una superficie plana. Las escaleras, las tienes que mantener en perfecto estado, revisando que todos sus barrotes están sujetos y seguros para ser usados.

Si utilizas un corta-setos o una moto-sierra, no cortes con estos aparados por encima de la altura de tu hombro, especialmente si estas en un árbol o una escalera, ya que se pierde seguridad y firmeza a la hora de manipular la herramienta de forma adecuada y segura.

Antes de utilizar cualquier herramienta o aparato, lee y sigue las instrucciones del fabricante del equipo que vayas a utilizar.

Al usar herramientas eléctricas o cables de extensión en tu jardín, asegúrate de que están diseñados para el uso en exteriores y de forma expresa para el trabajo que vayas a desempeñar con ellos en tu jardín.

Inspecciona tus herramientas de jardín antes del uso, cerciórate de que todo está correcto, sobre todo aquellas herramientas que son eléctricas, mira que el cable no esté pelado para prevenir corto circuitos o que todas sus piezas están en perfecto estado y no se aprecia ninguna pieza deteriorada para que funcione mal.

Si tu herramienta está rota o dañada, no la uses y según como sea, no intentes repararla, es mejor que las reparaciones, si no eres especialista, las haga el fabricante o en todo caso una tienda especializada en este tipo de trabajos.

No manipules tus herramientas de jardín y jamás quites las protecciones de seguridad que llevan.

Comprueba que los interruptores eléctricos de todas tus herramientas de jardín están apagados antes de enchufarlos.

No quieras alcanzar un lugar que no llega a tu alcance cuando estés subido a una escalera, sino más bien intenta recolocar la escalera para que el trabajo sea seguro y puedas llegar en optimas condiciones.

Si tienes un cortador de césped a gasolina, almacena la gasolina en un recipiente aprobado, lejos de posibles fuentes de ignición y en lugar seguro y apartado del alcance de los niños.

Mantén siempre protegidas tus manos y pies y sobre todo, alejadas del cortacésped o de cualquier maquina cortante.

Usa zapatos y guantes resistentes y con buen agarre al caminar detrás de una cortadora de mano para evitar el riesgo de resbalones.

Nunca dejes que un niño trabaje con la cortacésped, incluso si este niño lo supervisas.

No dejes las herramientas de jardín descuidadas por cualquier parte de tu jardín, ya que alguien podría tropezarse con ellas.

Nunca dejes herramientas eléctricas desatendidas, cuchillas afiladas y otros productos sin que las guardes previamente.

No trabajes con herramientas eléctricas bajo la lluvia o en condiciones de humedad.

¿Qué tan seguro es tu jardín?

Un gran número de plantas de jardín son venenosas si se comen, mientras que otras pueden causar irritación en la piel si se tocan y manipulan, es por ello que tienes que ser consciente de qué plantas tienes en tu jardín y prevenir estos riesgos en caso de que tengas ese tipo de plantas.

Como sabrás, los niños pequeños, en particular, se sienten atraídos por los colores brillantes de bayas, hojas y pétalos que pueden recogerlos y metérselos en la boca.

A menudo esto sólo causa síntomas leves, sin embargo, algunas plantas son capaces de causar una intoxicación grave, por lo que bien vale la pena tomar medidas antes de que suceda esto, mediante proteger a los niños pequeños.

Familiarízate con las plantas y los árboles de tu jardín e identifica aquellos que puedan ser perjudiciales para los niños.

Si no puedes identificar una planta o árbol, toma una muestra y la puedes comprobar con tu centro de jardinería habitual.

Si identificas las plantas o árboles venenosos, asegúrate de que los mantienes fuera del alcance de los niños y sobre todo, educa a los niños sobre los riesgos potenciales de no seguir las instrucciones en cuanto a tocar esas plantas.

Considera seriamente la posibilidad de la eliminación de las plantas que son altamente tóxicas como la belladona, ruibarbo, adelfas y otras.

Enseña a tus hijos a que nunca deben comer las hojas, bayas o flores de plantas que son desconocidas.

Seguridad en el agua.

Tanto si dispones de un estanque, una fuente, o una piscina en tu jardín, tienes que tener especial cuidado con la seguridad del agua y el tratamiento que haces de ella.

Los niños se pueden ahogar en menos de 10 centímetros de agua, por lo que es vital que en todo momento, estén jugando, nadando o desempeñando cualquier otra actividad que esté relacionada con el agua, tienen que estar completamente supervisados por un adulto.

Los niños muy pequeños están en mayor riesgo, pero incluso los niños de más edad que saben nadar pueden meterse en dificultades, por lo que es importante seguir siempre unas pautas de sentido común en cuanto a la seguridad.

Si tienes una piscina, considera seriamente la posibilidad de vallarla con una valla y un cierre automático, con una puerta que disponga de cerradura de seguridad para los niños.

Tu piscina debe tener señales claras, indicando los extremos profundos y las superficies de la piscina.

Todos los productos químicos de tu piscina los tienes que mantener fuera del alcance de los niños.

Mantén siempre un botiquín de primeros auxilios cerca de la piscina para auxiliar rápidamente.

Los niños con flotadores o manguitos de goma y otras ayudas a la flotación nunca se deben dejar solos en la piscina.

Enseña a tus hijos las reglas básicas de la seguridad en el agua para que aprendan a nadar lo antes posible y lo hagan de forma responsable.

Los estanques en tu jardín los debes cercar o proteger de forma adecuada para evitar el peligro de que los niños pequeños se caigan y puedan sufrir accidentes.

Un jardín, pese a ser un lugar para poder disfrutar de momentos inolvidables en compañía de tus seres queridos y amigos, también puede ser un lugar en el que la seguridad debe estar garantizada, por ello tienes que extremar esas medidas para que no haya accidentes de una forma totalmente responsable.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

Nueve − 2 =