Beneficios de utilizar fertilizantes de leche.

Beneficios de utilizar fertilizantes de leche.
Valora este Post

Beneficios de utilizar fertilizantes de leche.

Los beneficios de utilizar fertilizantes de leche en el suelo y tierra de tu jardín son abundantes y muy variados.

La leche hace que nuestro cuerpo obtenga calcio, pero, ¿sabías que también puede ser buena para el jardín?

El uso de la leche como fertilizante ha sido un remedio desde hace mucho tiempo en el jardín y durante muchas generaciones.

Además de ayudar con el crecimiento de la planta, la alimentación de las plantas con la leche también puede aliviar muchos problemas en el jardín, de deficiencias de calcio a los virus, plagas y oidio.

Beneficios de fertilizantes de leche

La leche es una buena fuente de calcio, no sólo para los seres humanos sino también para las plantas del jardín.

La leche de vaca no pasteurizada, tiene algunas de las mismas propiedades nutritivas para las plantas que tiene también para los animales y las personas.

Contiene proteínas beneficiosas, vitamina B y azúcares que son buenas para las plantas, la mejora de sus rendimientos globales de salud y de los cultivos.

Los microbios que se alimentan de los componentes del fertilizante de la leche también son beneficiosos para el suelo.

Al igual que nosotros, las plantas usan calcio para el crecimiento. La falta de calcio está indicada cuando las plantas se ven atrofiadas y no crecen con todo su potencial.

La pudrición apical, que se ve comúnmente en la calabaza, tomates y pimientos, suele estar causada por una deficiencia de calcio, por lo que alimentar las plantas con leche asegura que obtendrán la suficiente humedad y calcio necesarias para que esto no suceda.

Las plantas que se alimentan con leche son especialmente resistentes a los pulgones.

Por ello, tal vez el mejor uso de la leche en este campo ha sido la reducción de virus especialmente localizados en las hojas.

La leche se ha utilizado como un agente antifúngico eficaz, específicamente en la prevención de moho polvoriento.

Desventajas de la alimentación de las plantas con leche.

Como con todo, no todo son ventajas en la alimentación de las plantas utilizando la leche como medio para prevenir virus y plagas.

El uso de demasiada leche no es una de las mejores ideas, ya que las bacterias se pueden reproducir por exceso, lo que resulta en un olor a putrefacción y un crecimiento deficiente.

A esto debes añadir que la grasa de la leche puede producir olores desagradables.

Los organismos de hongos benignos que colonizan las hojas y descomponen la leche pueden ser estéticamente no muy atractivos.

También tienes que tener en cuenta que la leche desnatada en polvo puede inducir a la pudrición y formar un color negro desagradable, manchas foliares y otras manchas nada deseables.

Incluso con estos pocos inconvenientes, es fácil ver que los beneficios superan con creces los inconvenientes.

El uso de leche como fertilizante de las plantas.

Entonces, ¿qué tipo de leche se puede utilizar como fertilizante en el jardín?

Es una buena idea usar una leche que haya caducado, pero que no lleve muchos días después de su fecha, es una buena manera de reciclar.

También puedes usar leche fresca o incluso en polvo.

En cualquier caso, es importante que la diluyas con agua. Mezclar una solución a partes iguales de leche y agua.

Una manera de usar la leche como fertilizante para tus plantas es mediante la aplicación con un pulverizador foliar, añadir esta solución a una botella de spray y aplicar en las hojas de las plantas.

De esta forma, las hojas absorberán la solución de una forma mucho más eficaz.

Sin embargo, ten en cuenta que algunas plantas, como los tomates, son propensos a desarrollar enfermedades fúngicas si el fertilizante queda en la hoja demasiado tiempo.

En este caso, si estás viendo que no se absorbe la solución adecuadamente, puedes limpiar suavemente las hojas con un paño húmedo y volverlas a rociar con agua.

Alternativamente, puedes verter la mezcla de leche alrededor de la base de las plantas donde las raíces absorberán gradualmente esta solución de una forma mucho más directa.

Esto funciona bien en jardines más pequeños.

Si utilizas este tipo de fertilizante de leche, tienes que tener especialmente cuidado con los pesticidas químicos u otros fertilizantes que vayas a usar después, ya que esto puede afectar a los principales componentes de los fertilizantes en la leche que son los encargados de ayudar a las plantas y las bacterias.

Aunque con ventajas y también inconvenientes, lo cierto es que si aplicas con cautela y teniendo en cuenta las contraindicaciones que puedes tener, el uso del fertilizante en modo de leche para tus plantas de jardín te puede dar grandes beneficios y resultados muy satisfactorios.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

14 + diecisiete =