Estanque de jardín saludable. Claves para lograr el equilibrio adecuado.

Estanque de jardín saludable. Claves para lograr el equilibrio adecuado.
5 (100%) 5 votes

Estanque de jardín saludable. Claves para lograr el equilibrio adecuado.

En un estanque saludable, la clave para mantenerlo, es conseguir el equilibrio adecuado. El éxito de un estanque saludable radica precisamente en conseguir el equilibrio entre todos los aspectos que se hayan envueltos a la hora de su construcción.

estanque de jardin saludable

Y es que en la construcción de un estanque, en realidad lo que estamos creando es una versión reducida de un sistema de flujo natural, río, lago o humedal. Se trata de un pequeño ecosistema, dentro de un espacio cerrado, que reproduce la naturaleza, pero en escala mucho menor.

Los desastres naturales pueden ocurrir en nuestro entorno normal y estos mismos problemas también se pueden dar en un estanque. Recuerda y se consciente de que los pequeños cambios en el entorno de nuestro estanque, pueden causar grandes cambios en la ecología del mismo y su equilibrio. Sin embargo y por suerte, tenemos la capacidad de modificar y controlar gran parte de estos factores y por lo tanto, la capacidad de crear y mantener un ambiente de estanque saludable.

Este tipo de ambientes para nuestros estanques saludables son más fácil de lograr cuando las condiciones dentro del estanque son capaces de soportar un ecosistema equilibrado, y esto solo se consigue cuando cada ocupante depende de los demás para sobrevivir. No existe una fórmula o solución magistral para solucionarlo todo, como no hay dos estanques iguales, pero la sostenibilidad y equilibrio se basan en esa premisa.

Mientras que la clave para un estanque saludable es un ecosistema equilibrado, la calidad del agua puede estar influenciada por factores externos a nuestro estanque, así como desde el propio interior de la laguna. La comprensión de los diferentes factores que influyen en nuestro estanque, puede ayudarnos a manejar y mantener un ambiente sano en el estanque. Lograr el equilibrio adecuado, significa que tenemos que entender todos los factores que influyen en el estanque. El sol, el viento, el agua, la vida dentro del estanque y los equilibrios entre ellos.

La luz del sol, la temperatura y el oxígeno en nuestro estanque.

La luz del sol afecta al crecimiento de las plantas, así como la temperatura del agua. Cubrir la superficie del estanque con plantas acuáticas, reduce la cantidad de penetración de la luz en el estanque y se reduce la temperatura del agua. Las temperaturas del agua, también afectan a la disponibilidad de oxígeno en el agua. Cuanto más caliente esté el agua, menos oxígeno puede contener. En muchos casos, he visto como personas apagan su fuente o su cascada en días más cálidos para reducir la pérdida de agua a través de la evaporación. Pero en realidad, esta acción, también reduce los niveles de oxígeno en el agua del estanque. Otra solución puede ser instalar un aireador similar a los que se encuentran en los acuarios para solventar estas carencias.

Todos los seres vivos de nuestro estanque necesitan oxígeno.

Las plantas acuáticas, incluyendo las algas, producen oxígeno durante el día, sin embargo, cuando realmente consumen oxígeno es por la noche, haciendo que los niveles de oxígeno puedan agotarse.

Si tienes una gran cantidad de peces, este es un factor que debes vigilar y tenerlo en equilibrio, sobre todo en climas más cálidos. El agua caliente contiene menos oxígeno, los peces y todas las plantas pueden utilizar la mayor parte del oxígeno en el agua del estanque durante la noche y el resultado puede ser un estanque con escaso nivel de oxígeno por la mañana temprano.

Por estas razones es tan importante el equilibrio en un ecosistema formado por un estanque. Cada estanque es diferente y sólo podemos aprender cómo lograr un equilibrio saludable a través del tiempo.

A menudo suelo recomendar que tanto las fuentes, cascadas y otras formas de circulación de agua se enciendan temprano por la mañana antes del amanecer para reducir el riesgo de perder valiosos peces debido a los bajos niveles de oxígeno que se producen durante esta época del día.

Si tu estanque se encuentra a pleno sol todo el día, te recomiendo que del 30 al 50 % de la superficie del estanque la cubras con follaje de plantas acuáticas. Si por el contrario, el estanque estuviera en una zona de sombra, tendrías que reducir la proliferación de plantas acuáticas ya que la cobertura excesiva reduce el intercambio natural de gases como el dióxido de carbono y oxígeno entre el aire y el agua del estanque. A menos cobertura aumenta la penetración de la luz y aumenta la temperatura del agua en el estanque.

El viento y su influencia en un estanque.

El viento puede causar verdaderos problemas en nuestras plantas acuáticas, dañándolas o incluso rompiendo sus tallos, aumenta también la pérdida de agua a través de la evaporación y puede producir suciedad de malezas y hojas que arrastra a la superficie del agua.

Los nutrientes en tu estanque.

Los nutrientes son la fuente de alimento para gran parte de la vida acuática. Estos son la clave de la vida, pero también pueden ser la pesadilla de la mayoría de los que poseemos estanques.

El diseño de un estanque saludable debe tratar de evitar que el agua de nuestro jardín fluya directamente al estanque, ya que esto tiende a llevar tierra y materia orgánica no sólo enturbiando el estanque, sino que también aumenta los nutrientes en el estanque.

Las hojas en descomposición de las plantas que tengas en tu estanque y las que caen en él, no sólo aumentan la cantidad de nutrientes, sino que también reducen los niveles de oxígeno en el agua, ya que se descomponen. Los caracoles y bacterias ayudan a limpiar la vegetación en descomposición. El mantenimiento regular para volver a recortar y quitar las hojas muertas o sacando el exceso de hojas, ayuda a reducir el problema.

La alimentación desproporcionada y el exceso de peces son problemas comunes en los estanques. El primero es un desperdicio, mientras que el último aumenta la cantidad de heces de los peces que aumenta y dispara los nutrientes. Demasiados peces, eleva las cargas de nutrientes que pueden ser perjudiciales para la fauna de nuestro estanque y otras formas de vida, creando y propagando las floraciones de algas.

La calidad de agua en tu estanque.

Cambios parciales de agua regulares son una gran ayuda en el mantenimiento de un estanque saludable. Mediante la eliminación de hasta el 25 % del agua del estanque y su sustitución por agua dulce, puedes ayudar a diluir los posibles problemas químicos del agua del estanque acumulados por el tiempo.

Algunos factores más comunes en la química del agua pueden ser el pH, la salinidad y los niveles de nutrientes. Algunos estanques pueden desarrollar acumulaciones tóxicas, debido a otros factores como la contaminación.

En tu centro especializado tienes equipos de prueba disponibles para probar el agua del estanque, estos equipos son muy similares a los de las piscinas.

Sin embargo, un estanque no es como una piscina que queremos esterilizar. Un estanque saludable está lleno de vida, y jugar con una variedad de productos químicos para conseguir su equilibrio no deja de tener peligros.

Mi recomendación, es tratar de evitar este tipo de peligros y cualquier producto químico innecesario y en su lugar seguir el regeneramiento natural del ecosistema en la medida de lo posible. Si lo estás haciendo bien, no cambies las cosas. Si necesitas hacer ajustes, hazlos poco a poco o mejor aún, trata de determinar y resolver las causas.

Las plantas acuáticas en tu estanque.

Algunas plantas acuáticas sirven de refugio y protección contra los depredadores, un lugar para los peces y las ranas para desovar, algunas son una fuente de alimento, mientras que otras se oxigenan y filtran el agua del estanque.

Todos los jardines acuáticos bien diseñados, incorporan una serie de plantas acuáticas.

Mediante la selección de una serie de plantas adecuadas para cada zona de tu estanque conseguirás un entorno más estable y equilibrado. Este tipo de plantas no sólo ayudan a crear un estanque saludable, sino que también ayudan a crear un hábitat para otras especies en busca del estanque idóneo.

La fertilización de tus plantas acuáticas la debes hacer solamente con fertilizantes de liberación lenta, añadiéndolos al suelo donde las raíces de las plantas están y no en el agua del estanque directamente, donde los nutrientes sean consumidos por las algas u otros.

Los peces y tu estanque.

La superpoblación de tu estanque con peces puede llevar a problemas de salud para los peces. Desperdicios como sus propias heces, contienen amoniaco y en un espacio cerrado con demasiados peces, esto puede acumularse hasta niveles tóxicos.

Como regla general, algunos criadores de peces recomiendan el uso de no más de 25 centímetros de peces por metro cuadrado de estanque. Esto significaría que para un estanque de un metro cuadrado tendríamos 4 peces de 12,5 centímetros de largo. Pero siempre pide consejo a un especialista en la materia, ya que como te comentaba antes, ningún estanque es igual y todos deben ser tratados de forma individual. Una vez que tu estanque se ha establecido dentro de un equilibrio saludable, puedes agregar más peces, pero recuerda que los peces crecen, así que modera el aumento de ellos en tu estanque.

Vigila la alimentación, ya que el exceso de comida puede producir nutrientes innecesarios que fomenten las algas.

En este aspecto te recomendaría que pudieras instalar un sistema de filtración bioecológico para ayudar a combatir la carga de nutrientes que se suele producir en los estanques con peces. Te recomiendo un filtro biológico combinado con un esterilizador ultravioleta para matar algas.

Mantenimiento de un estanque.

Los cambios parciales de agua regular y la eliminación de la materia orgánica muerta son las funciones principales en el mantenimiento de un estanque saludable. Añadir regularmente bacterias y enzimas beneficiosas naturales ayudará a reducir los desechos orgánicos y recudir la necesidad de limpiar el estanque.

A este respecto te recomiendo que leas mi artículo: Cambiar o renovar el agua de un estanque de jardín.

A medida que aprendas lo que necesitas para mantener tu jardín y tu estanque limpios y equilibrados, te darás cuenta de que su mantenimiento es mucho más fácil y que no requiere mucho tiempo y que no es nada difícil. El placer y el disfrute de aprender acerca de tu propio pequeño ecosistema te ayudará a apreciar mucho más tu estanque.

Nos gustaría saber lo qué piensas

      Déjanos tus comentarios