Cambiar o renovar el agua de un estanque en el jardín o fuente.

Cambiar o renovar el agua de un estanque en el jardín o fuente.
5 (100%) 2 votes

Cambiar o renovar el agua de un estanque en el jardín o fuente.

Esta es una pregunta que solemos hacernos con bastante frecuencia los que tenemos estanques en nuestro jardín o estamos considerando la idea de instalar uno.

cambio de agua en el jardin

La razón de que los cambios de agua son necesarios en las fuentes o estanques, es que el estanque es un sistema de aguas, en su mayoría cerradas o estancas. La gran mayoría de las veces el agua abandona el estanque a través de la evaporación en lugar de drenaje, por lo que deja casi todos los residuos o agentes contaminantes en el propio estanque.

Si tienes o dispones de un sistema de filtración para tu estanque, este se encargara de la mayoría de todos esos residuos y agentes contaminantes.

Los residuos más grandes son capturados por la filtración mecánica y retirados, y los contaminantes químicos (como el amoniaco de los residuos de tus peces en el estanque) se tratan en parte por la filtración biológica.

Las bacterias en tu estanque convierten el amoniaco en nitratos, que luego son procesados por las plantas y las algas.

Sin embargo, dependiendo de factores innumerables como:

  • El tamaño del estanque.
  • La cantidad de peces que tengas.
  • Cuantas plantas tenga el estanque.
  • Qué tipo de filtración tienes.
  • El clima local.

Pueden afectar negativamente al estado de limpieza del agua de tu estanque. Así que tendrás que hacer cambios parciales de agua para eliminar algunos de estos contaminantes.

¿Qué cantidad de agua debo cambiar en mi estanque o fuente?

La solución a esta pregunta varía ampliamente según las circunstancias y el estado de tu estanque o fuente, pero una cosa está bastante clara:

En un estanque saludable, probablemente no debas hacer un cambio total del agua.

Un cambio completo del agua es un “gran shock” para el estanque, y todos los elementos que en él se encuentren (peces, plantas, bacterias, algas) todos, absolutamente todos, sufrirán con este cambio.

Los cambios de agua parciales son clave, ya que son métodos menos drásticos de limpieza, con mucho menos intrusismo en el ecosistema del estanque.

¿Pero qué cantidad de agua?

Bueno, algunos propietarios y especialistas de estanques dicen que entre un 40 % o 50 %. Estos cambios se pueden hacer sin demasiado daño al ecosistema del estanque.

Yo soy mucho más conservador.

Partiendo de la base que el cambio de agua en tu estanque se debe realizar de forma paulatina y que en ningún caso este cambio debe producir intrusismo en el hábitat del estanque, prefiero optar por hacer cambio del 10 % al 15 % por semana.

Las pruebas de agua te pueden dar una mejor idea de lo que necesita tu estanque.

Estas pruebas de calidad en el agua de tu estanque te darán una visión general de los procedimientos a seguir para el cambio del agua y mejorar su calidad.

Si te encuentras que tu estanque requiere cambios importantes de agua para mantenerse saludable y limpia, haz estos cambios de agua en tramos de cantidades más pequeñas y con más frecuencia, de esta forma lograras mejorar el agua sin causar daños al ecosistema.

Llegados a este punto, hemos aprendido qué cantidad de agua debemos cambiar en nuestro estanque y de qué forma cambiarla para no causar daños, pero…

¿Cómo puedo hacer el cambio de agua?

Básicamente, hay dos partes en un cambio parcial de agua en el estanque:

1.- Recoger el agua sucia.

Conseguir que este agua sucia la podamos mover fuera del estanque es bastante simple, aunque no siempre fácil.

Siempre he recomendado que todo lo que hagamos en nuestro jardín sea con perspectivas al futuro, que planifiques.

Para el cambio de agua en un estanque, si tuviste la previsión de dejar un sistema de drenaje para poder vaciarlo, a la hora de construir tu estanque, esta labor no te costara nada de esfuerzo.

Si por algún motivo este tipo de previsión no la tomaste, puedes utilizar una bomba para extraer el agua, quizá si tienes ya bomba en tu estanque para la recirculación del agua y la aireación, la puedes usar mediante instalarle un desviador en la bomba existente y así sacar el agua.

Una aspiradora de taller o de vaciado de estanque, te pueden ayudar también en esta labor.

  • Un método tradicional: Coge un cubo y ve quitando agua de tu estanque. El agua es un bien muy preciado, así que no la desperdicies. Antes de realizar esta labor ten previsto que con el agua que desalojas de tu estanque, puedes utilizarla para regar tus macetas en el jardín, plantas o quizá guardarla en depósitos para futuras ocasiones.

En este apartado te aconsejaría que leyeras mi artículo sobre:

Ahorro y conservación de agua en el jardín.

Recuerda que la evaporación no cuenta como cambio de agua, ya que no es la propia agua la que causa el problema, sino los contaminantes que se quedan en el estanque cuando esté agua se evapora.

2.- Añadir agua nueva.

Esta es la parte más complicada. El mayor enemigo con el que te puedes encontrar a la hora de añadir agua limpia a tu estanque puede ser el CLORO, por supuesto, esto puede variar, quizás puedes coger el agua de un pozo, pero recuerda que este tipo de agua a menudo tiene más problemas con el azufre.

La manera más fácil de evitar los problemas con el agua del grifo es evitarla por completo y depender del agua de la lluvia.

Para ello tendremos que ser previsores y disponer de sistemas de recolección de agua de lluvia. Unos bidones recolectores en los canalones o bajantes de nuestro tejado serán suficientes para realizar esta labor.

Lo más probable es que pese a este sistema tengas que recurrir al agua clorada de vez en cuando. Si te atienes a cambiar el agua en pequeñas dosis, el cloro no debe ser un problema.

El cloro se evapora del agua con bastante rapidez, por lo que debe haber desaparecido completamente de tu estanque en un par de días.

Para tratamientos de estanques con cambios de agua mayores, te recomendaría que siguieras la premisa de realizar la decloración del agua fuera del propio estanque.

Tienes diferentes formas para quitar el cloro del agua:

  1. Si dejas el agua con cloro en un lugar soleado, conseguirás que el cloro se evapore de forma natural y en forma de gas. Puedes usar un cubo nuevo de basura para esta labor.
  2. Puedes declorar también el agua mediante hervirla durante 20 minutos.
  3. Usando métodos químicos para quitar el cloro, como tabletas de vitamina C.
  4. Usa filtros de carbón en el grifo de tu de agua domestica.

cambio de agua en estanque

Mantenimiento y limpieza del agua de tu estanque según la temporada del año.

Mantenimiento de estanques en primavera.

A principios de la primavera, mientras que la temperatura del agua está todavía por debajo de 50 grados, es el momento ideal para evaluar tu estanque y hacer planes para la próxima temporada. Este es el momento para que hagas un inventario de todo aquello que necesitas para tu estanque y asegurarte de tener suficiente stock de acondicionadores de agua, e incluso decidir si incluirás algunas cosas nuevas en tu estanque.

También sería bueno que revisaras tus sistemas mecánicos y tus estructuras de estanque y las renovaciones del plan o adiciones que tengas previstas.

Si no lo tienes y estás pensando en agregar un sistema de aireación, en primavera sería el momento de poner en marcha esta idea para ayudar a oxigenar el agua, que será especialmente importante a finales de año.

La primavera también es un momento crucial para tu estanque, ya que durante el invierno los escombros y desperdicios se habrán acumulado y, debido a las temperaturas bajas del agua, no se han descompuesto. Toda esta basura acumulada comenzará a deteriorarse a la vez que las temperaturas del agua aumentan, lo que puede afectar negativamente a la condición del agua y su limpieza. Es importante que tengas acondicionadores de agua para ayudar a compensar los residuos en descomposición

Mantenimiento de estanques en verano.

Los meses de verano son, probablemente, el momento en el que surgen la mayoría de los problemas en los estanques. El clima cálido afecta a los niveles de oxígeno disuelto, estimula el crecimiento de algas y la actividad de tus peces lleva a un aumento de la alimentación y la producción de residuos.

El oxígeno en tu estanque debe estar vigilado para esta estación del año. Cualquiera que sea la aireación que uses en tu estanque, es imperativo que funcione de manera eficiente y, probablemente, las 24 horas del día. El agua caliente no retiene el oxígeno, por lo que es necesario bombearla constantemente para producir o suplementar esa carencia de oxígeno en el agua. Como te indique anteriormente, el aumento de los niveles de oxígeno disuelto ayudara a las bacterias de tu estanque a mejorar la reducción de amoníaco, nitritos y nitratos, y también ayudara a los peces a digerir y convertir los alimentos en energía.

Otra de las cosas que debes hacer a menudo, sobre todo en los meses de verano, es la comprobación del pH. Debido a la actividad biológica que se lleva a cabo durante esta época del año, el pH puede fluctuar drásticamente. Un control del pH regular puede asegurarte de que coges a tiempo estos cambios y puedes ajustarlos en consecuencia.

Mantenimiento de estanques en otoño.

El otoño es la época ideal para comenzar a hacer la limpieza alrededor del estanque y será el momento en que lo preparas para los meses de invierno. En los estanques, es muy común en esta temporada del año la caída de hojarasca, agujas de pino y hierba cortada, lo que puede causar problemas en tu estanque. Quitando las hojas muertas de la superficie del agua, junto con la eliminación de hojas y otros desechos alrededor del borde del estanque, será una manera eficiente para ahorrarte trabajo en el mantenimiento y limpieza de tu estanque y el agua que contiene.

Si tienes plantas no resistentes al clima, en tu estanque, ahora es el momento de hacer limpieza y quitarlas para prevenir suciedad en tu agua.

Debido a que la temperatura del agua empieza a descender, la cantidad de alimento que necesitaran tus peces se reduce, por lo que deberás bajar la dosis de comida que les suministras. La temperatura del agua afecta a la tasa metabólica de los peces y a medida que se enfría el agua, su metabolismo se ralentiza. Si continúas alimentándolos con la regularidad que lo haces en la temporada de verano, vas a crear un exceso de desechos y lodo en tu estanque y por tanto un mayor esfuerzo de mantenimiento y limpieza.

Mantenimiento de estanques en invierno.

Dependiendo del lugar donde vivas, los meses de invierno pueden significar más mantenimiento de tu estanque o quizás menos.

En esta época del año, si has hecho el mantenimiento adecuado en otoño, muy posiblemente tengas poco trabajo a efectuar.

A medida que el agua se enfría, los peces prácticamente no requieren alimentos, ya que están extremadamente inactivos. Además, el agua fría retiene el oxígeno disuelto mejor, lo que significa que el oxígeno no es tan crítico como en el verano.

Sin embargo, en áreas donde las temperaturas del termómetro bajan como para congelar tu estanque, hay algunas cosas que debes hacer para garantizar tu estanque y los peces que puedas tener.

Probablemente la cosa más importante a recordar es no dejar que el estanque se congele por completo. Si la superficie del estanque se congela completamente, los gases que se producen durante la descomposición de los residuos no se evaporan y pueden contaminar el agua. Además, si los gases tóxicos no pueden salir, significa que el oxígeno no puede entrar. Una solución fácil para esto es el uso de un anticongelante especializado para estanques.

Un buen consejo para evitar este tipo de congelación es mantener el agua en movimiento.

El inconveniente es el hecho de que la unidad de bombeo para este movimiento de agua puede causar hiper-refrigeración, es decir, un enfriamiento adicional del agua del estanque. Si se utiliza un aireador en el invierno, es aconsejable no utilizar uno que expulse aire desde el fondo del estanque. Esto puede remover sedimentos causando un estrés innecesario a los peces, ya que tienden a permanecer cerca de la parte inferior, donde el agua es más cálida.

Si tu idea es la de instalar una fuente en tu jardín en vez de un estanque, en PIEDRA ARTIFICIAL BALAUSTRES MARTINEZ te brindamos la posibilidad de escoger entre nuestra extensa gama de fuentes fabricadas en piedra artificial.

Las puedes personalizar con diferentes colores, tienes diferentes medidas y diseños para elegir según sea la composición de tu jardín o tamaño.

Consúltanos para que te asesoremos sobre tus fuentes de jardín.

 

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

cuatro × 3 =