Tipos de agua adecuados para usar en una fuente de jardín.

Tipos de agua adecuados para usar en una fuente de jardín.
5 (100%) 3 votes

Tipos de agua adecuados para usar en una fuente de jardín.

El agua que utilices en tu fuente de jardín afectará directamente a la forma que este artículo se ve y funciona en tu jardín con el transcurso del tiempo. 

tipo de agua para fuente

Mantener este tipo de fuentes siempre provistas de aguas, puede resultar un trabajo previsor si nuestras fuentes no están conectadas a líneas o caudales de agua de llenado automático. A su vez, el uso correcto del agua también alargará la vida útil de tu fuente y reducirá el mantenimiento y la limpieza necesaria.

Quizá no te des cuenta, pero el tipo de agua que utilices en tu fuente es una de las partes esenciales para que sea operativa, siga funcionando durante mucho más tiempo y luzca en condiciones.

A simple vista puede ser que no podamos distinguir los diferentes tipos de agua y pensemos que todos son adecuados para nuestra fuente, pero nada más lejos de la realidad, ya que utilizar un agua que no sea correcta en nuestra fuente, puede causar problemas.

No solo eso, ya sabes que el agua no tratada puede tener contaminantes.

El agua que no se destila es raramente pura. Aparte de los minerales naturales y sales que puedes encontrarte incluso en las fuentes más limpias, por lo general hay productos químicos de algún tipo en toda agua.

Veamos algunos tipos de productos químicos en el agua.

El cloro se agrega a la mayoría de las aguas municipales para mantener las bacterias patógenas alejadas de las personas. Esto es debido a que el agua por lo general pasa a través de una variedad de depósitos, tuberías y otros artefactos antes de que llegue a tu grifo. El agua puede contener todo tipo de bacterias o microorganismos que pueden ser fácilmente destruidos por el cloro.

Las cloraminas son un compuesto de cloro y amoníaco. Estas son más estables en el agua que el cloro, y son utilizadas por muchos municipios para garantizar la seguridad del agua potable. El agua tratada con cloraminas tiene poco sabor u olor, por lo que este es un proceso desinfectante atractivo para el agua potable pública. Al igual que el cloro, las cloraminas son consideradas seguras para ingerir en cantidades de agua potable, aunque algunas personas son sensibles a ellas. También al igual que el cloro, las cloraminas pueden ser tóxicas para algunos probióticos.

El fluoruro se mete en el agua de dos maneras. Puede ser de origen natural, como un mineral de la fuente de agua, o puede ser añadido por la empresa que gestione el agua en tu municipio o localidad. El fluoruro se encuentra naturalmente en el agua dulce alrededor de las 0,01 a 0,3 partes por millón.

El desecho químico puede aparecer en el agua potable de una variedad de fuentes. Cualquier desecho químico que se arroja en los desagües o en el suelo, en última instancia se abre paso en el suministro de agua municipal. Parte de ella se elimina a través del tratamiento de residuos estándar, y algunos se manifiestan en público con el agua potable. Incluso el agua de tu pozo se puede contaminar si los productos químicos son vertidos en el suelo cerca de las fuentes de agua que puedas tener en tu jardín.

Los contaminantes químicos más comunes incluyen:

  • agua ideal para fuente de jardinFertilizantes.
  • Desechos de animales.
  • Detergentes.
  • Disolventes industriales.
  • Plaguicidas y herbicidas.
  • Metales pesados.
  • Medicamentes recetados.
  • Materia vegetal que este en descomposición aún.
  • Aceites y grasas.
  • Sulfuros.
  • Cianuros.

Tipos de agua que puedes utilizar o no usar en tu jardín.

Agua destilada.

El agua que ha sido destilada se recomienda generalmente en las fuentes que utilices en el interior de tu casa.

El proceso de destilación elimina la mayoría de los radicales libres del agua, incluyendo los depósitos de minerales. Estos depósitos minerales de “agua dura” se endurecen en las superficies de la fuente con el transcurso del tiempo, sobre todo alrededor del borde de la bandeja de agua o cuando el nivel de esta es bajo. Estos depósitos también son extremadamente peligrosos ya que pueden interferir con el funcionamiento correcto y eficaz de la bomba, ya que pueden obstruir el paso del agua a través de los canales y las hélices, provocando un esfuerzo superior a todo el mecanismo, causando sobrecalentamientos y roturas.

Agua del grifo.

No te recomiendo que uses este tipo de agua en tus fuentes, y sobre todo en aquellas fuentes que vayas a destinar para uso interior.

Me encuentro muchas veces con clientes que empiezan a usar frecuentemente el agua destilada para llenar o reponer el agua de su fuente de jardín, pero que con el tiempo dejan esta práctica para llenar su fuente con agua del grifo.

Esto pasa a menudo por descuido, dejadez u olvido. O por los hábitos fáciles, y es que es más fácil llenar tu fuente con agua del grifo que no comprar la garrafa de agua destilada, y ya se sabe… romper los hábitos fáciles es muy difícil.

Sin embargo piensa, que el uso del agua del grifo no es recomendable, ya que aumentará en gran medida el tiempo necesario que vas a tener que emplear en limpiar tu fuente más adelante. Un tiempo que será mucho más que el que vas a emplear en ir a comprar agua destilada.

Además este tipo de depósitos causa otros problemas, incluyendo fallos en las bombas que crean el flujo de agua o realizan el circuito cerrado, la disminución del flujo de agua debido a la obstrucción o depósitos desagradables de mineral en vidrio, espejos, piedra artificial o superficies metálicas.

El agua filtrada.

No siempre podemos mantener el suministro adecuado de agua destilada, quizá ni siquiera la tengamos a manos o nos hayamos olvidado de comprarla.

En estos casos, un filtro de agua montado en nuestro grifo (del tipo filtro de carbón) puede ser mejor que no tener nada y esto ayudara a mantener la fuente en buen estado. Este tipo de filtros elimina algo de calcio y los depósitos de agua dura.

Agua de ósmosis inversa.

El agua de ósmosis inversa se obtiene mediante el uso de un sistema de filtración de ósmosis inversa (RO). Es básicamente un proceso de forzar a pasar el agua a través de una membrana, que elimina todas las partículas que son mayores que las moléculas de agua, pero que permite el paso de partículas más diminutas.

Este es el mejor tipo de agua que se puede utilizar en una fuente o una cascada.

Desafortunadamente, los sistemas de ósmosis inversa pueden ser caros, (aunque en los últimos tiempos han reducido sus costes drásticamente), por lo que puede que tengas que invertir en este tipo de soluciones para obtener los beneficios de este tipo de agua.

También tendrás que disponer de un pequeño espacio o armario para albergar el sistema de ósmosis inversa, cerca de tu fuente de agua, ya que son por lo general unidades externas y no se alojan dentro del depósito de tu fuente debido a su complejidad y tamaño.

Por lo general este tipo de sistemas de ósmosis inversa se suele utilizar en instalaciones públicas de alto rendimiento, en fuentes públicas y de parques o en instalaciones sanitarias muy grandes. Su uso en el ámbito domestico para la purificación de agua en una fuente resultaría ser un exceso.

Al margen de que tipo de proceso utilices o decidas incorporar a tu fuente de jardín, debes vigilar el consumo de agua y su calidad.

La conservación del agua debe ser una práctica esencial en la forma que tengas de trabajar en tu jardín. No solo ahorraras dinero en tu factura, sino que además este tipo de aptitud ayudara a prevenir la contaminación.

Nos gustaría saber lo qué piensas

      Déjanos tus comentarios