Cómo crear un jardín. Preparación del suelo y la tierra para jardín.

Cómo crear un jardín. Preparación del suelo y la tierra para jardín.
Valora este Post

Cómo crear un jardín. Paso 4 Preparación del suelo y la tierra para el jardín.

El suelo en tu jardín, la tierra que dispones para plantar, es fundamental para el buen resultado de los cultivos.

preparacion suelo de jardin

En esta serie de artículos de “cómo crear un jardín” ya has visto:

  1. Cómo crear un jardín. Introducción.
  2. Cómo crear un jardín. Elegir el lugar adecuado para comenzar un jardín.
  3. Cómo crear un jardín. Elegir las plantas y cultivos para el jardín
  4. Cómo crear un jardín. El compost.

En este artículo te voy a dar algunos consejos sobre la preparación de un suelo que sea ideal para que tanto tus cultivos como tus plantas crezcan de forma saludable y sana.

El suelo o tierra de tu jardín tiene que ser de color marrón oscuro y desmenuzable al tacto. Un buen suelo debe ser lo suficientemente flojo como para permitir que el aire y el agua fluyan a través de él y permitir que las raíces de las plantas se puedan propagar con facilidad.

Un buen suelo también tiene la combinación correcta de nitrógeno, fósforo, potasio y cal, junto con el nivel de pH adecuado, las cantidades adecuadas de los cuales dependen de las plantas que están en crecimiento.

La importancia de la preparación completa del suelo de nuestro jardín no puede ser más importante, ya que es la clave para tener éxito.

El éxito final de tu jardín depende igualmente, en la preparación del suelo y en la elección correcta de las plantas que utilizaras.

Para que tus plantas crezcan en altura y espesura, se requiere una tierra suelta para que sus raíces puedan crecer por debajo del suelo. Las plantas no crecerán si sus raíces no pueden crecer.

En pocas palabras, el crecimiento de tus plantas y/o cultivos es proporcional al crecimiento de sus raíces, y el crecimiento de la raíz es proporcional a la cantidad de tierra suelta disponible. Por eso es importante cavar tu tierra para aflojar el suelo antes de plantar. El suelo más suelto nos proporciona mejor crecimiento y mejores resultados.

Por desgracia, esta labor es un trabajo duro, pero “los resultados son proporcionales al esfuerzo“.

Tipos de suelos.

Hay tres tipos básicos de suelos que podrías preparar:

  •         El primer tipo es un suelo completamente nuevo que nunca se ha plantado antes.
  •         El segundo tipo es un suelo vacío que ha sido plantado antes.
  •         El tercer tipo es un suelo con plantas o cultivos existentes.

Suelo nuevo.

El primer paso a seguir en el cultivo de un suelo nuevo, sería saber que hay debajo, si pasan tuberías de agua o suministros eléctricos u otros servicios.

Cuando se prepara un suelo desde cero, el primero paso es matar toda la vegetación existente. La mejor manera de empezar a preparar este tipo de suelos es durante la temporada de otoño.

Delimitar la zona mediante clavar estacas en el jardín y unirlas con una cuerda te servirá para marcar los límites del terreno. Si vas a realizar formas no regulares en la plantación de la zona, puedes utilizar una manguera de jardín

Si ya es primavera y quieres plantar en tu suelo, puedes utilizar un herbicida para matar la vegetación existente.

Asegúrate de leer la etiqueta para obtener instrucciones sobre cómo y cuándo aplicar el producto químico. Algunos herbicidas pueden permanecer activos en el suelo durante un período de tiempo excesivo.

Este aspecto tienes que tenerlo en cuenta a la hora de planificar la prepración de tu suelo o tierra de jardín.

En suelos nuevos puede ser complicado tanto cavarlos como mover su tierra, así que una buena idea para reducir el trabajo y esfuerzo sería humedecer el suelo, teniendo mucho cuidado en no mojarlo en exceso.

Si el suelo está muy mojado se enfanga y crea justo el efecto contrario a facilitar la labor de trabajarlo. Si el suelo está demasiado seco, será muy difícil de cavar y mover la tierra para airearla.

Una vez que hayas cavado tu suelo nuevo, extiende una capa de materia orgánica o compost de entre 8 a 12 centímetros de espesor sobre el suelo y luego vuelve a cavar el área para mezclar este compost con la tierra del suelo. La adición de compost mejorará el terreno mediante la adición de la nutrición y la mejora de la estructura del suelo.

Reglas generales para Suelos nuevos:

  1.  Trabajar el suelo cuando está húmedo, pero no mojado.
  2.  Cavar o arar el suelo a una profundidad de al menos 30 centímetros.
  3.  Añadir de 6 a 7 centímetros de abono y mezclarlo con la tierra.
  4.  Cubre con otra capa de compost para reducir las malas hierbas y conservar la humedad.

Suelo existente.

El segundo tipo de suelo es un suelo ya existente, pero que no tiene nada plantado. En otras palabras, estás replantando en la misma una misma zona que se utilizó con anterioridad.

Tanto en otoño como en primavera o en ambas estaciones, puedes una capa de 6 a 7 centímetros de abono y mezclarlo con el suelo mediante la labranza.

Lo mejor que puedes hacer por tu suelo es agregar consistentemente materia orgánica.

Esto enriquecerá el suelo y ayudará a crecer mejor las plantas.

Una vez más, te aconsejo que trabajes tu suelo cuando este húmedo, no mojado ni seco. Para comprobar el contenido de humedad que tiene tu suelo puedes hacer la siguiente prueba:

•         Coge un puñado de tierra y apriétala. Si la exprimes y salen gotas de agua, como cuando escurres un paño de cocina, es que esta demasiado húmeda para trabajar. En cambio si el puñado que has cogido la escurres y puedes formar una pelota en tu mano que luego se rompe al golpearla, esta tierra esta perfecta para trabajar. Si por el contrario no puedes ni siquiera forma una bola con la tierra, es que esta demasiado seco.

Si trabajas con un suelo que está demasiado seco, puedes dañar su estructura.

Trabajar con un suelo cuando está húmedo puede ayudar a mantener una buena porosidad del aire y la estructura del suelo.

Reglas generales para las camas existentes que se encuentran en vacío:

  1.  Añadir 5 o 6 centímetros de abono y convertirla en la cama.
  2.  Trabajar el suelo cuando está húmedo, pero no mojado.
  3.  Cavar el suelo a una profundidad de al menos 30 centímetros.
  4.  Cubre con otra capa de compost para reducir las malas hierbas y conservar la humedad.

Suelos existentes con plantas.

El tercer tipo de suelo es uno que ya contiene algunas plantas perennes, bulbos y / o arbustos. Estos suelos pueden ser un poco más complicados.

Necesitas tener cuidado al trabajar cerca de las plantas existentes para que no perjudiques o incluso rompas sus raíces.

Puedes añadir sobre unos 5 centímetros de abono alrededor de las plantas existentes, y trabajar en la capa superior del suelo, si es posible, pero no profundices lo suficiente para dañar a las raíces.

Reglas generales para los suelos existentes y plantados:

  1.  Añadir de 5 a 6 centímetros de abono
  2.  Trabajar el suelo cuando este húmedo, pero no mojado.
  3.  No permitas que el compost se ponga en contacto con los tallos de las plantas.
  4.  Cubre con otra capa de compost para reducir las malas hierbas y conservar la humedad.

La preparación del suelo no tiene por qué ser difícil, aunque es un trabajo que requiere esfuerzo y ejercicio. La adición de materia orgánica es la única forma por la que todos los suelos se pueden beneficiar  

El pH del suelo de nuestro jardín.

Es una medida de acidez o alcalinidad del suelo en una escala del 1 a 14. Un pH del suelo de 7 es neutral; por encima de 7 es más alcalino, por debajo de 7 es más ácido.

Más allá de la apariencia de esta medición, tienes dos opciones para poner a prueba tu suelo:

1.    Utilizando un buen probador de pH del suelo.
En cualquier centro de jardinería venden kits que son formas baratas y rápidas para que puedas determinar el pH de tu suelo.
2.    Si lo que deseas es un resultado mucho más profesional, puedes extraer una prueba de la tierra de tu jardín y llevarla a un laboratorio, donde la medición será mucho más exacta.

Siempre y cuando hayas labrado en una buena cantidad de materia orgánica, hayas efectuado el compost correctamente en tus pilas y estas sean profundas, las hayas colocado en un lugar adecuado de tu jardín y estés prestando la atención debida a su riego y limpieza de hierbas y residuos, tu jardín tendrá muchas más garantías de tener éxito. Sin embargo el realizar la prueba del pH en tu suelo será una forma más de confirmar y ratificar ese resultado satisfactorio.

Si encuentras que el pH de tu suelo es demasiado alto o demasiado bajo, hay varias maneras de lograr el ajuste del pH del suelo.

Ajuste de pH del suelo

El ajuste del pH del suelo es necesario cuando el nivel del pH es superior a 0,5, más o menos del rango preferido de tus plantas. Si plantas cultivos en suelos muy ácidos o alcalinos, ni producirán ni crecerán como deben.

Ajustar el pH del suelo con la cantidad adecuada de material depende de una serie de factores, incluyendo el nivel actual de pH, la textura de tu suelo (arena, arcilla, etc) y el material que utilizas para modificar el suelo.

Hay un par de buenas formas orgánicas para conseguir que descienda el nivel del pH de tu suelo. Asumiendo que tienes algún tiempo, mezcla materia ácida en el suelo, tales como:

Serrín o virutas de madera, Agujas de pino troceado, turba y Hojas trituradas.

Si el pH es todavía alto, puedes mezclar azufre agrícola o sulfato de hierro, pero esto es sólo una solución a corto plazo ya que se deberá proseguir con esta acción el próximo otoño.

Dependiendo de los niveles de elementos existentes y las texturas de tu suelo, lo más probable es recomendar la adición de caliza calcita, caliza dolomítica (por deficiencia de manganeso) o cenizas de madera.

La preparación del suelo y su cuidado es fundamental para el buen funcionamiento y crecimiento de tus plantas y hortalizas en tu jardín, pero tienes que tener cuidado de las plagas.

En el siguiente apartado del inicio de un huerto, te muestro cómo controlar las plagas en tu jardín.

 

Nos gustaría saber lo qué piensas

Leave a reply

tres × tres =