Conceptos básicos de compostaje: ¿Cómo funciona el compostaje?

Valora este Post

Conceptos básicos de compostaje: ¿Cómo funciona el compostaje?

Independientemente de las condiciones actuales que tengas en el suelo de tu jardín, la adición de compost puede transformarlo en un medio de crecimiento saludable para las plantas de tu jardín.

El compost hace que el crecimiento y la maduración sea mucho mejor, la labranza sea más agradecida y en definitiva, que los beneficios en tu trabajo y esfuerzo se vean recompensado.

Conceptos básicos de compostaje.

Hay infinidad de ventajas que están asociadas al uso del compost en el suelo de tu jardín.

  •     Puede mejorar el suelo, la construcción de la estructura y su textura.
  •     Aumenta el flujo del aire y la retención del agua.
  •     El compost también estabiliza los niveles de pH y apoya bacterias esenciales.
  •     El compost permite que las plantas utilicen eficazmente los nutrientes para la obtención de un crecimiento más sano.

Por si fueran pocos estos beneficios que te da el compost de añadirlo al suelo de tu jardín, también la materia orgánica que se encuentra en el compost estimula a las lombrices de tierra, que también ayudan a airear el suelo.

Otros beneficios incluyen el control de la erosión y la reducción de las enfermedades transmitidas por el suelo.

¿Cómo funciona composta?

El compost se compone de materiales orgánicos que se descomponen en el suelo, enriqueciendo su estructura y añadiendo nutrientes esenciales.

En realidad, el proceso de compostaje es muy similar al proceso de descomposición natural que se encuentra en la naturaleza.

Por ejemplo, las zonas boscosas están llenas de materiales orgánicos, como árboles, hojas, etc. Con el tiempo estos materiales se descomponen lentamente, o se descomponen, con la ayuda de microorganismos y lombrices de tierra.

Una vez que los materiales se han descompuesto, se convierten en humus, un elemento esencial en la producción de suelo rico y fértil y también es responsable de la producción de plantas sanas.

Este proceso es similar al compostaje del jardín.

Una vez que la descomposición se ha producido en la pila de compost, el resultado debe ser similar al del humus, consiguiendo un material oscuro y similar a la tierra.

Haz tu propio compost.

Lo cierto es que las instrucciones para realizar un compostaje varían según zonas y características, pero la mayoría comparten los mismos principios básicos.

En general, los métodos más utilizados de compostaje son los pasivos.

Este método consiste en pequeños montones de compost de contenidos en un contenedor o recinto especialmente diseñado.

Sus tamaños también pueden variar, pero lo más recomendable suele ser de 1 metro por 1 metro, un metro cubico.

La mayoría del compost se compone de materiales orgánicos:

  •     Hojas.
  •     Plantas de jardín.
  •     Periódicos.
  •     Paja.
  •     Hierba cortada.
  •     Estiércol.
  •     Desechos de la cocina.

Los deshechos de la cocina deben incluir materiales como verduras, peladuras de fruta, cáscara de huevo o posos del café.

La carne, grasas y productos óseos nunca los debes añadir a la pila de compost.

En la construcción de tu pila de compost debes alternar capas verdes y marrones de materiales.

1.- Las capas verdes incluyen recortes de césped y desechos de la cocina, añadiendo nitrógeno para el compost.

2.- Las capas marrones añaden carbono para compostar y consisten en hojas del jardín, papel de periódico o materiales leñosos pequeños.

La humedad y la circulación de aire adecuada son vitales para el compostaje. Por lo tanto, debes mantener tu pila de compost húmeda, pero no empapada.

Además, el compost debe girarse o moverse con frecuencia con un tenedor de jardín para ayudar en la aireación, así como acelerar el proceso de descomposición.

Dependiendo de los materiales utilizados y el tamaño de la pila de compost, la descomposición puede tardar de semanas a meses o incluso un año.

Tags:

Nos gustaría saber lo qué piensas

Leave a reply

Diez + Once =