Consejos básicos de jardinería.

Consejos básicos de jardinería.
5 (100%) 2 votes

Consejos básicos de jardinería.

Los consejos básicos de jardinera suelen estar disponibles en innumerables fuentes que puedes encontrar, bien en libros, en internet o incluso en cursos que se imparten, pero sin embargo no todo aquello que se aprende suele ser lo mejor o por lo menos lo más practico cuando hablamos del cuidado de nuestro jardín y plantas.

Hay innumerables consejos de jardinería que pese a ser impartidos como algo bueno y recomendable no lo es.

Por ponerte un ejemplo: “No necesitas cambiar la tierra de tus plantas que tienes sembradas en jardineras y macetas cada año, esto es solo un mito de la jardinería básica común”.

Comprueba los consejos que aprendes de jardinería.

comprobar consejos de jardineria 

Lo cierto es que siempre tienes que estar abierto a recibir consejos y más cuando se trata del cuidado de jardín, pero también tienes que tener en cuenta que todo aquello que puedas aprender lo tienes que comprobar o por lo menos asegurarte de que lo que vas a experimentar es algo beneficioso para tu jardín y plantas.

Tienes estos artículos muy interesantes para el cuidado de jardín:

Y es que aunque te parezca mentira o curioso, puede pasar que el trabajo se complique, debido a que estés aplicando alguno de esos grandes consejos que has podido leer, de una persona bien intencionada, pero que esos consejos no son del todo validos para tu jardín; recuerda que un jardín es único y especial, y que pese a que hay algunas labores que pueden aplicarse a todos los jardines, cada jardín tiene sus propias particularidades.

Lo cierto es que los buenos consejos de jardinería e inteligentes, son aquellos que se basan en la investigación y comprobación de todo lo que se aconseja.

El responder a las dudas y preguntas de jardinería y el decir el porqué algo funciona o no, desde luego es la mejor manera de poder comprobar cómo los consejos que se dan son eficientes y sobre todo prácticos para aquellos que los ponen en práctica.

A continuación te voy a presentar algunos consejos básicos de jardinería que puedes leer o escuchar y de los que tienes las respuestas.

Jardinería básica: No plantar flores bajo los árboles.

no plantar bajo los arboles

Lo cierto es que si plantas flores debajo de los árboles puede ser un problema sino eliges las correctas, pero plantar bajo ellos puedes hacerlo.

En realidad las camas de flores pueden ayudar a mantener los árboles sanos, solo que evidentemente tienes que elegir plantas que sean de sombra.

También son más sostenibles que la hierba a largo plazo y pueden requerir menos agua, simplemente tienes que elegir las plantas perennes adecuadas para reducir al mínimo la perturbación del suelo y elegir las plantas más pequeñas, ya que por esta misma razón, aquellas que en la época de su madurez no sean demasiado grandes serán las más adecuadas.

A su vez, tienes que trabajar cuidadosamente en el suelo que tengas allí en lugar de añadir tierra para la siembra de estas flores.

Las mariquitas son las mejores depredadoras para liberar en el jardín.

Las mariquitas se alimentan de insectos que se alimentan de vegetales, cómo los afidos y ácaros.

El problema es que suelen extenderse en vez de congregarse o agruparse en un solo lugar.

Sin embargo, tienes otras especies de larvas e insectos que pueden realizar esta tarea mejor.

La familia de los Orius especies son un ejemplo de ello.

Los fertilizantes orgánicos siempre son mejores que los sintéticos.

fertilizantes organicos

Partiendo de la base de que mi consejo es siempre apoyar plenamente las estrategias orgánicas para el control de plagas, sí que es cierto que se debe tener cuidado con el hecho de aceptar un plaguicida como perfectamente seguro, simplemente porque este sea orgánico.

Por ponerte un ejemplo: El sulfato de cobre es un elemento natural y orgánico, pero puede ser muy tóxico para las personas y el medio ambiente.

Cuando se trata de controlar las plagas en el jardín, lo primero es identificar qué tipo de plaga es, para que una vez se sabe a que nos enfrentamos, poder luchar eligiendo la mejor estrategia y por tanto el mejor plaguicida en esta lucha.

Los insectos de cuerpo blando como los ácaros, pulgones y cochinillas inmaduras los puedes tratar mezclando 1 a 2 cucharas de jabón de lavar los platos en 3 litros de agua y aplicarlos a tus plagas mediante un pulverizador.

Las plantas de sol, sólo crecen a pleno sol.

Podrías encontrar diferentes respuestas a esta cuestión, y seguramente que si preguntas a 6 personas que tengan este tipo de plantas, tendrás 6 respuestas diferentes.

El caso es que como cada jardín es diferente, cada circunstancia puede variar en función de muchos factores.

Sin embargo, está más que comprobado, que una planta que requiere mucho sol, recibiendo 3 horas de sol diario tiene suficiente para poder vivir.

Pero tienes que tener en cuenta que la planta con 3 horas de sol podrá vivir, pese a ser una especie que necesita sol pleno, pero también tienes que saber que esa planta, pese a estar sana, será más pequeña y con menos flores, que aquella planta que este recibiendo pleno sol.

Dividir los arbustos para propagarlos.

Es una práctica muy común el hecho de dividir los arbustos y las plantas leñosas ya que tienen sistemas de raíces que, aunque no tan resistentes como otras plantas perennes, si que pueden resistir este tipo de propagación.

Pero tienes que tener muy en cuenta que si un arbusto lo divides, aunque sobreviva, nunca va a desarrollar una forma y aspecto natural como el que tenía antes, debido a su limitada capacidad de regenerarse.

La mejor manera de propagar tus arbustos es mediante sus vástagos, como las lilas, por lo que la mejor manera de propagar arbustos es por esquejes.

Las verduras deben tener pleno sol.

Las verduras necesitan sol, es algo que todo sabemos.

Los tomates, pimientos, pepinos, calabazas y berenjenas, entre otros, necesitan por lo menos seis horas de pleno sol.

Pero las verduras más tolerantes pueden llegar a funcionar muy bien con menos sol, en algunos casos incluso con dos horas.

Si tu jardín está en un lugar sombreado, intenta cultivar brócoli, zanahorias, coliflor, cilantro, puerros, cebollas, guisantes, rábanos o incluso nabos.

Divide y trasplanta sólo en primavera y otoño.

La mayoría de las plantas perennes se desarrollan mejor cuando se divide a principios de la primavera, ya que el nuevo crecimiento comienza a emerger.

Pero si proteges tus trasplantas del calor del sol en verano, puedes realizar estas labores sin grandes problemas.

Puedes realizar estos trabajos a primera hora de la mañana, en las últimas horas de la tarde o en días que estén nublados.

Plantar árboles profundamente.

No es la mejor idea.

Aunque las raíces del árbol proporcionan varias funciones, las raíces que proporcionan la mayor parte del aire, el agua y los nutrientes están a pocos centímetros por debajo de la superficie del suelo.

Plantar muy profundamente, disminuye la vida útil de un árbol, lo que obliga a que las raíces crezcan hacia arriba en busca del oxígeno.

Cambiar la tierra de macetas y jardineras cada temporada.

Muchos jardineros experimentados están de acuerdo con la idea de que el cambiar cada año la tierra de las macetas y jardineras para la mayoría de las plantas es algo excesivo.

Una alternativa válida y asequible es simplemente trabajar un poco mediante añadir algo de compost de un año a otro para mejorar la estructura del suelo y proporcionar los nutrientes necesarios.

El mundo de la jardinería, aunque no es complicado, sí que es cierto que se deben respectar algunos consejos básicos para que tu trabajo pueda tener éxito.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Leave a reply

diecinueve − 19 =