Consejos de seguridad infantil en el jardín.

Consejos de seguridad infantil en el jardín.
Valora este Post

Consejos de seguridad infantil en el jardín.

La jardinería es sin duda una gran manera de poder introducir a los niños al mundo que les rodea.

Pero a pesar de los beneficios que van a obtener y de los que sin duda van a disfrutar tus hijos, debes asegurarles un lugar perfectamente seguro.

Por ello, antes de dejar que tus hijos se introduzcan en el mundo de la jardinería, revisa estos consejos de seguridad en el jardín para niños que te serán muy útiles.

Consejos útiles.

Nunca dejes a un niño pequeño al aire libre sin vigilancia. Este consejo de ser una máxima en tus hábitos.

Asegúrate de que no hay acceso a la calle o en la entrada de la zona de juegos para los niños.

Las vallas en tu jardín son especialmente importantes en las escaleras o cubiertas para prevenir caídas, así como para mantener alejadas a otras personas que puedan vagar por los límites de tu casa, jardín o propiedad.

Asegúrate de situar todos tus muebles lejos de las barandillas o balcones, ya que los niños pueden subirse y provocar caídas.

Estate atento a las plantas venenosas o nocivas.

Mientras que comer frutas y verduras que han crecido en nuestro jardín puede convertirse en un momento agradable, muchas plantas comunes venenosas o nocivas también pueden crecer en él, causando enfermedades si se comen, así que debes enseñar a los niños a que nunca coman ninguna planta de tu jardín a menos que un adulto lo haya supervisado.

Igual atención debes prestar a aquellas plantas con hojas o espinas que puedan dañar a los niños, tales como los cactus, rosas, yuca o acebos. Para ello asegúrate de no plantarlas en lugares próximos a los porches o pasos, donde los niños puedan caer en ellos o las tengan muy a la mano.

Es importante también señalar cualquier otro peligro potencial para los niños y cercar áreas o plantas que ellos deben evitar.

Retira las plantas peligrosas, en caso que sea necesario, y especialmente si están cerca en una zona de juegos para ellos.

Limita el uso de las herramientas de jardinería.

Al igual que algunas plantas como hemos visto pueden resultar peligrosas, las herramientas presentan el mismo desafío cuando se trata de que las utilicen los niños.

Desde el primer momento, enséñales que herramientas de jardín pueden utilizar y cuáles no, bien porque estén afiladas o porque presenten cualquier otro peligro para ellos.

Cuando seas tú mismo el que esté haciendo uso de las herramientas, y los niños estén a tu alrededor, coloca siempre las púas hacia abajo en caso de rastrillos y otras herramientas puntiagudas, y guárdalas tan pronto ya no sean necesarias.

Una buena idea es comprar herramientas hechas especialmente para utilizar por los niños en jardinería. Esto les ayuda a identificarlas con facilidad y evitar peligros.

No utilices una cortadora de césped de corriente cuando los niños estén en el jardín, incluso si te parece que están alejados.

Los cortacéspedes y otro tipo de máquinas similares pueden lanzar objetos a distancias considerables con una gran fuerza y provocar accidentes a tus hijos o sus amigos que estén en tu propiedad.

En el caso de que tus plantas necesiten apoyo para crecer rectas, utiliza estacas más altas que los niños pequeños que tengas en tu casa para darles la sujeción que necesiten y evitarles lesiones.

Ten especial precaución con los productos químicos o toxinas.

Almacena siempre los pesticidas y otros productos tóxicos en lugares cerrados con llave, y en sus envases originales.

Esto incluye los pesticidas orgánicos, algunos de los cuales pueden ser bastante tóxicos.

Nunca uses recipientes de comida o de bebida vacías para almacenar pesticidas, los fertilizantes o los productos de limpieza.

No dejes envases tales como plaguicidas durante su uso a su alcance.

Mantenlos puntualmente en un lugar seguro después de haber mezclado el material.

Los niños nunca deben estar cerca de los pesticidas mientras se están mezclando o aplicando en el jardín.

No permitas que los niños coman tierra del jardín. Esto es de vital importancia ya que algunos suelos pueden contener cantidades relativamente altas de plomo u otras sustancias tóxicas y no deben ser consumidos.

Guarda los tanques de gas para parrillas de propano en donde los niños no puedan llegar a los mandos.

El agua es peligrosa.

Debes prestar mucha atención alrededor de los estanques, piscinas, grandes charcos de agua, cubos y otros recipientes grandes de cualquier otro tipo que puedan alojar y contener agua en gran cantidad.

Los niños pequeños pueden ahogarse incluso en pequeñas cantidades de agua si se golpean por ejemplo en la caída.

Para evitarlo, valla o delimita los estanques o zonas de estas características acuáticas si es necesario.

Lávate las manos.

Recuerda que después de que tú y tus hijos terminéis en el jardín de realizar las labores de mantenimiento o limpieza, es imprescindible lavarse bien las manos y utilizar antisépticos en posibles cortes o raspaduras.

Las infecciones en jardinera suelen ser muy comunes pero también tienen una forma muy fácil de prevenirlas, y es mediante la buena higiene.

Disfruta del excelente medio que nos proporciona la naturaleza mediante aprovechar la jardinería para poder enseñar a tus hijos de forma fácil pero también segura.

Tu jardín debe ser una zona segura para tus hijos y sus amigos, por lo que cualquier precaución a este respecto siempre es poca, así que revisa y vuelve a revisar tu jardín para que en todo momento sea un lugar en donde la seguridad de los más pequeños de la casa este garantizada.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

9 + 19 =