Consejos básicos para ahorrar agua en el jardín.

Consejos básicos para ahorrar agua en el jardín.
Valora este Post

Consejos básicos para ahorrar agua en el jardín.

Ahorrar agua en el jardín es una condición indispensable en el cultivo de tus plantaciones y una responsabilidad para el cuidado del medio ambiente, sobre todo en zonas o regiones que son propensas a la sequía, por ello las prácticas de riego inteligente redundan en grandes beneficios para las plantaciones que se cosechan en dichas zonas.

De hecho, las autoridades en algunos lugares incluso imponen restricciones de agua, limitando así el consumo de agua de los hogares y el riego en los jardines.

Tienes un artículo muy interesante para leer:

Riego eficaz de un jardín.

Tanto si vives en una región propensa a la sequía o bien en una zona donde no hay restricciones de agua, tienes que ser muy consciente con el medio ambiente de tu zona y conservar al máximo posible la mayor cantidad del agua posible.

Lo creas o no, el riego del jardín representa aproximadamente el 25% del consumo de agua de un hogar, y esta cantidad normalmente se debe al derroche innecesario que puede ser evitado siguiendo algunos sencillos consejos.

Para optimizar el uso del agua, te detallo algunos de esos consejos que valen la pena considerar para ahorrar el máximo de agua en el riego de tu jardín.

No hay sistema de riego de agua en el jardín.

En la mayoría de las zonas de circulación de agua restringida probablemente existan prohibiciones específicas sobre el uso de rociadores de agua para el jardín, por lo que usar regaderas o incluso pequeños cubos son la mejor manera de ahorrar agua, ya que reducen drásticamente el desperdicio de agua.

Si ya dispones de un sistema de rociadores de agua automáticos, bastará con utilizar un temporizador para controlar su uso.

Elegir las plantas que conservan mejor el agua.

No todas las plantas necesitan la misma cantidad de agua para su crecimiento.

Una buena manera de optimizar el consumo de agua es elegir aquellas plantas que son resistentes a la sequía, consumen muy poca agua (xerófilas) o utilizar plantas exóticas no invasivas en su lugar.

Las plantas con follaje son especialmente recomendadas para conservar el agua y sobre todo cuando estas plantas están sembradas en macetas.

Las yucas, agaves, escheverias, cícadas y diversos tipos de lino son algunos ejemplos.  

Si no estás seguro de cómo elegir las plantas adecuadas para tu jardín, tu vivero local es un buen lugar para buscar consejo sobre las plantas que no necesitan grandes cantidades de agua para sobrevivir.

Aprovechando el agua al regar.

La mayoría de los jardines en realidad sólo requieren alrededor de un cubo de agua por cada metro cuadrado para evitar el marchitamiento de las plantas; así que la mayoría de las veces, se tiende a utilizar más agua de la necesaria.

La forma más fácil de ahorrar agua es simplemente ser más inteligentes acerca de la forma en que hacemos los trabajos de jardinería.

  • Por ejemplo, siempre agrupa las plantas de acuerdo a la cantidad de agua que necesitan, y riega la zona de las raíces ya que esto ayudará a retener el agua más tiempo y también fomentar el crecimiento de las raíces más profundas y resistentes.

Ahorro de agua reduciendo la velocidad de evaporación.

Otra buena idea es realizar el abono de tus camas de jardín e incluso las plantas en macetas, ya que disminuye la evaporación y mantiene tus plantas ya hidratadas.

Más del 70% del agua se evapora al instante si el suelo no está protegido por una capa de mantillo.

De hecho, las mañanas y las tardes son el mejor momento para regar tu jardín ya que la evaporación es menor durante este tiempo.

Deshierbe para la conservación del agua en el jardín.

Para tratar de reducir el desperdicio de agua, es especialmente importante el deshierbe de la tierra.

Cuando las malas hierbas crecen en tu jardín están compitiendo con el resto de tus plantas, absorbiendo el agua que de otro modo sería utilizada por ellas.

Reciclado del Agua para el riego del jardín.

Debemos tener en cuenta que las plantas, no necesitan agua limpia y filtrada para crecer.

Tu jardín podrá sobrevivir con éxito igualmente si utilizas “aguas grises” para mantener tus plantas hidratadas.

Este tipo de aguas son las aguas residuales domésticas, que provienen del lavado de la ropa o el baño, y es apta para el riego de césped, árboles frutales y el jardín en general.

Aunque creas que la jardinería con restricciones de agua puede resultar una tarea difícil, es una labor inteligente y puedes ser creativo en el uso del agua para mantener tu jardín bien regado y a la vez ser consecuente con el gasto de agua y la protección del medio ambiente.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Leave a reply

4 × 3 =