Consejos basicos para el riego de verduras y hortalizas

Valora este Post

Riego de verduras y hortalizas.

El agua y el riego es esencial para el crecimiento óptimo de hortalizas y verduras.

Proporcionar la cantidad correcta de humedad a la huerta es tan importante como el suministro de la cantidad adecuada de alimentos de origen vegetal.

Estos son algunos consejos básicos para el riego de verduras y hortalizas en tu jardín o huerto:

Riego de Semillas:

Las semillas requieren de agua para germinar, agua suave y ligera después de la siembra de semillas para permitir la germinación. Agua cuidadosamente al principio para evitar el lavado de la tierra y la semilla justo debajo de la superficie del suelo.

Regar Las plántulas:

Las plántulas tienen sistemas de raíces poco desarrolladas y poco profundas; estas plántulas necesitan agua ligera y con frecuencia para ayudar a desarrollar sus raíces.

Regar los Trasplantes:

Los trasplantes deben regarse todos los días hasta que se establezcan los sistemas de raíces.

El riego regular le ayudará a recuperarse del estrés del trasplante.

A los trasplantes, por norma general, darle una taza de agua cada día produce un efecto muy bueno.

Consejo:

Riega con conciencia, por lo que regar alrededor de la planta es mucho mejor que regar todo el jardín o la cama en donde tengas tus plantaciones.

Riego para Las plantas establecidas:

Las raíces suelen profundizar para buscar la humedad del suelo.

Utiliza una paleta para cavar lejos de las líneas de goteo de la planta para ver qué cantidad de humedad está por debajo de la superficie, de esta forma te darás cuenta de cuanta cantidad de agua necesita.

La prueba del dedo:

El dedo es un buen indicador de lo bien regado que esta el suelo de tus verduras y hortalizas. Introduce tu dedo de 5 a 10 centímetros y a poca distancia de tus cultivos. Si el dedo lo sacas seco, es momento de regar; por el contrario si lo sacas brillante y mojado, tienes que pensar que tu suelo está bien regado.

Riego con Cultivos de hoja:

Este tipo de cultivos de hoja verde, por lo general suelen ser poco profundos y arraigados, así que un buen regado y luz suficiente, será lo único que necesitarán para prosperar.

Riego para Cultivos de fruto:

Aquellos cultivos que tengan frutos, como la calabaza, los melones, pepinos, tomates, pimientos y otros, requieren un riego frecuente durante la floración y formación de los frutos.

Estos cultivos están profundamente arraigados, sin embargo, y una vez que la fruta se ha formado y comenzado a desarrollar, el riego profundo y menos frecuente será suficiente.

El riego del suelo:

La materia orgánica incrementará la capacidad de retención de agua de tu suelo (incluso puede llegar a ser seis veces superior), a conservar la humedad y reducir la evaporación.

Añade 3 centímetros de compost de edad a tus camas de siembra dos veces al año.

Trabaja el compost en el suelo antes de la siembra o agrégalo como un apósito superior o mantillo durante la temporada de crecimiento.

La materia orgánica mejora la estructura del suelo. El abono orgánico conserva la humedad, reduciendo la evaporación y también reduce el crecimiento de las malas hierbas.

Tiempo de riego:

Tienes que regar cuando las plantas lo necesitan.

Si tus cultivos están mustios por la mañana, es probable que sea hora de regar.

Da a las plantas un remojo, ya que es beneficioso y ayuda a su crecimiento.

Evita regar al mediodía o por la tarde cuando el agua se pierde rápidamente por la evaporación y las temperaturas altas.

Cuando el verano es seco y caliente, riega por la noche que es cuando la evaporación del agua es mucho más baja.

El marchitamiento:

El marchitamiento puede ser es un indicador de que las plantas necesitan agua, pero también pueden ser engañoso.

Algunas plantas como los tomates, pimientos y berenjenas tienden a marchitarse ligeramente durante el calor del día en climas cálidos, incluso si el suelo tiene suficiente humedad.

Comprueba la humedad del suelo para evitar el exceso de riego.

Si las plantas se marchitaron por la mañana, riega.

El exceso de riego:

El exceso de riego puede ser tan perjudicial para las plantas como la ausencia del mismo.

El exceso de agua puede crear una dependencia artificial de agua y causar demasiado crecimiento frondoso.

El exceso de riego puede desplazar el aire del suelo que las raíces de las plantas necesitan para la respiración y morir por falta de aire.

El riego excesivo puede arrancar de raíz las plantas y lava los nutrientes en el suelo.

El cultivo:

Cultiva el suelo ligeramente antes de regar ya que esto permitirá que el agua penetre en el suelo en lugar de producirse la escorrentía.

La lluvia, el riego por aspersión y tiempo con elevadas temperaturas pueden causar que en la parte superior del suelo se forme una corteza.  

Regar en Cuencas y surcos:

Forma cuencas de tierra alrededor de las plantas grandes, muy arraigadas, como los tomates, pimientos y berenjenas.

Una cuenca ayudará a retener el riego y el agua de lluvia.

Utiliza surcos junto a los cultivos en hileras para regular el agua que va a las plantas.

Utiliza represas temporales a lo largo de los surcos para concentrar el suministro de agua a las plantas que lo necesitan.

El Mantillo:

Utiliza el mantillo alrededor de los cultivos para disminuir la evaporación y ahogar las malezas que compiten con las verduras por el agua y los nutrientes.

Los recortes de hierba, hojas secas, agujas de pino, paja, y casi cualquier materia orgánica son buenas coberturas.

Asegúrate de que tu abono está libre de semillas de malas hierbas.

Pon el mantillo después de que el suelo se haya calentado a finales de la primavera y después de haber dado al jardín su primer buen remojón.

La Cosecha:

Cosecha tus verduras y hortalizas tan pronto como alcancen la madurez.

Los cultivos saben mucho mejor en el punto óptimo de maduración.

El riego de verduras que están pasadas y maduras, están en declive y por tanto es un desperdicio.

Riego de Calabaza y pepinos:

Las calabazas, calabacines y pepinos necesitan riego hasta finales de la floración a través de la fructificación.

Incluso el riego mejorará el desarrollo del fruto y el sabor.

Evita el exceso de riego en la cabeza cuando estas plantas están en flor ya que la polinización puede verse afectada negativamente.

La familia de las legumbres:

Los frijoles y guisantes necesitan poca agua hasta que comienzan la floración.

Hay que regarlos tan pronto como comienzan a marchitarse.

El exceso de agua puede resultar en un crecimiento frondoso y exuberante pero falto de floración.

Regar dos veces por semana en tiempo de floración.

La fibrosidad en los granos puede ser el resultado de la humedad insuficiente.

La lechuga y verduras:

La espinaca y lechuga, así como otros cultivos de hoja necesitan riego frecuente, pero sólo en los 15 centímetros superiores de suelo.

La lechuga es menos amarga si se riega con regularidad.

La familia de las coles:

Las coles de Bruselas, el repollo, el brócoli y la coliflor se desarrollan mejor cuando se riegan con regularidad.

Dar a estos cultivos un buen remojo de diez a veinte días antes de la cosecha, produce mejores resultados.

Riego de cultivos de raíces:

Los cultivos de raíces como las zanahorias y nabos necesitan aún humedad cuando son jóvenes y cuando sus raíces comienzan a desarrollarse.

Si permites que el suelo se ponga muy seco, las raíces de la zanahoria pueden dividirse y los centros del nabo coger algo de color.

Las cebollas:

Los miembros de la familia de la cebolla necesitan agua frecuente, incluso se pueden regar durante las primeras etapas de crecimiento para promover el buen desarrollo de las hojas.

Seguir regando las bombillas cuando empiezan a formarse.

Una vez que se inicia la formación de bulbos de cebolla y el ajo necesitan mucha menos agua.

Para que las cebollas sean menos picantes mantenlas moderadamente húmedas.

Las patatas:

Las patatas necesitan poca agua hasta que empiezan a desarrollar los tubérculos.

Cuando los tubérculos han alcanzado su tamaño, hay que dar a las plantas un buen remojo y mantillo para conservar la humedad.

El riego de las verduras y hortalizas es una labor muy gratificante, ya que de ello depende el aspecto que tengan tus cultivos, pero también el sabor y la cosecha.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Leave a reply

diecinueve + diecinueve =