Cuidado y mantenimiento de las plantas.

Cuidado y mantenimiento de las plantas.
5 (100%) 2 votes

Cuidado y mantenimiento de las plantas.

El cuidado y el mantenimiento de las plantas es importante para mantener tu nuevo paisaje con un aspecto saludable y atractivo, así como para mantener el siguiente período de floración con una garantía plena, pero para ello debes tener en cuenta algunas pautas importantes para un cuidado y mantenimiento adecuados.

Cuidado y mantenimiento de las plantas

Siguiendo estas sencillas instrucciones, tu paisaje se convertirá en una fuente de belleza duradera y un disfrute para todos aquellos que puedan gozar del diseño y la decoración de tu jardín mediante el trabajo de mantenimiento y cuidado que lleves de tus plantas.

Riego de árboles y arbustos.

Recibir un adecuado nivel de humedad es el factor más importante para el correcto establecimiento del material vegetal que vayas a instalar.

Esa afirmación, pese a ser muy técnica, es la principal razón que debes seguir en el riego de tu jardín y muy especialmente en el riego de tus árboles y arbustos.

Se podría decir, que la humedad, no encharcamiento o un excesivo aporte de agua a tus árboles y arbustos, sino la cantidad exacta para que estén húmedos y que su tierra y raíces no estén secas, es la solución para que tu riego sea eficaz y surta efecto.

Por ello, el riego adecuado de tus plantas es el mantenimiento de la cantidad correcta de humedad mediante usar el método más adecuado para su aplicación.

Durante las primeras dos o tres semanas después de su plantación, las plantas las debes “remojar” dos o tres veces por semana, dependiendo del clima y otros factores que también tendrás que tener en cuenta.

Después de este periodo, tantos tus árboles como arbustos, deben recibir agua regularmente 1 o 2 veces a la semana dependiendo de tu estado.

En este caso, aunque es aplicable a todo tipo de plantas, los árboles y arbustos se benefician más de empaparse totalmente la tierra y a nivel del suelo, en lugar de rociar sus hojas, ya que la absorción es mucho más homogénea y más eficaz de la humedad.

Te recomiendo que riegues por la mañana temprano o tarde por la noche.

Y sobre todo, ten mucho cuidado con no “pasarte” al regar, aunque no lo creas, es más común que mueran tus plantas por el agua estancada que no por recibir poca agua.

Fertilización.

La mayoría de los materiales vegetales se benefician de la aplicación periódica de los nutrientes de los fertilizantes durante el cultivo de la temporada.

Un fertilizante de tipo granular, tal como 12-12-12, se puede aplicar a la línea del suelo de los árboles y arbustos cada primavera.

Las plantas, como las azaleas, las puedes aplicar con sulfato de aluminio granular cada primavera y otoño.

Mantén los arbustos y flores que florecen mediante aplicarles un spray foliar de un fertilizante general cada dos o tres semanas.

En este caso, cubre las hojas de la planta, así, como, la línea del suelo con el spray.

Para cada tipo de abono, lee siempre la etiqueta del fabricante antes de la aplicación y que esta no sea excesiva ya que puede quemar la planta donde la aplicas.

Poda.

Mantén tus plantas en perfecto estado y que estén atractivas mediante la poda de sus ramas muertas, o quitando las cabezas de las flores que ya no luzcan esplendorosas, esto animará a que la propia planta crezca con más fuerza.

Quizá te puesta interesar este artículo:

La poda de invierno.

La mayoría de los árboles y arbustos deben podarse en el mes de junio, o después de que hayan finalizado su floración.

Recuerda que para hacer todos los cortes de esta poda tienen que ser por encima de la yema de crecimiento de la rama y no en medio del tallo.

Plantas PERENNES.

Las plantas perennes son algunas de las plantas más útiles para el paisaje y la decoración de tanto la casa como el jardín.

Son coloridas y de muy diversas formas y se pueden utilizar con sus características más o menos permanentes.

Mientras que los árboles y los arbustos proporcionan la forma de contorno y a veces el telón de fondo de las plantas perennes en el paisajismo de tu jardín, las plantas no leñosas pueden dar más detalles y acentos.

Las plantas herbáceas crecen mucho mejor en un suelo fértil, húmedo pero bien drenado que no permanezca húmedo durante todo el invierno, ni se vuelva demasiado seco en verano.

Preparación de suelo.

La preparación del suelo para cultivos perennes se comienza mejor antes del tiempo de la siembra.

preparacion suelo jardin

Un comienzo temprano significa que las malas hierbas se pueden propagar.

Los grupos grandes los puedes remover a mano durante la excavación o la labranza.

Las plántulas de malas hierbas frescas, suelen partir de semillas traídas a la superficie durante la preparación del suelo, pero estas mueren fácilmente mediante la excavación o el cultivo en los días posteriores a la preparación del suelo.

La incorporación de materia orgánica, tales como el estiércol bien descompuesto, musgo de turba, compost o mantillo, mejora los suelos arcillosos, aumentando el espacio de los poros del suelo y por tanto aumentando la aireación y el drenaje.

Un suelo que drena rápido también se mejora con la adición de materia orgánica, la cual aumenta la capacidad del suelo para retener el agua y sus nutrientes.

La materia orgánica se debe cavar en el suelo sobre una base anual, ya sea antes de que las plantas perennes se planten o bien alrededor de las plantas durante la limpieza de la primavera.

Tienes que darle a tu suelo la vuelta y a la materia orgánica incorporada en una planta perenne ya plantada con cuidado para que las plantas no sufran estrés.

Siembra.

  1. Planta tus plantas en sus macetas individuales o cerca del lugar de la siembra.
  2. Manipula tus plantas de una en una para que las raíces tengan la mayor exposición al aire de secado.
  3. Cava hoyos grandes y de suficiente envergadura para que los sistemas de raíces puedan acomodarse al nuevo lugar.
  4. Apreta el suelo suavemente por encima y alrededor de las plantas que has plantado.
  5. Riega a tus nuevas plantas en su nuevo hábitat para que las raíces se asienten en conjunto.

Mantenimiento.

La jardinería con plantas perennes y anuales debe ser una experiencia placentera y gratificante.

Para mantener las plantas herbáceas necesitamos para tiempo en su riego, replanteo, trasplante, escarda, excavación y la preparación para los cambios de estación.

El riego es necesario cada vez que plantas una nueva planta.

Cuando el suelo está demasiado seco las plantas pueden estresarse.

La única regla importante para el riego es dar a las plantas la suficiente humedad para que puedan empaparse totalmente donde importa, en las raíces.

Riego y fertilización

La necesidad de las plantas perennes de agua varía de un lugar a otro, así como de mes a mes.

La fertilización de las plantas perennes normalmente se necesita una o dos veces durante la temporada de crecimiento.

Haz una aplicación de principios de verano de un 5-10-5 en la formulación granular a una tasa de aplicación más ligera que durante la preparación del suelo, o una o dos aplicaciones de fertilizantes líquidos (usa en la mitad de la dosis recomendada para evitar la quema de los tiernos brotes jóvenes y sobredosis con nitrógeno lo que conduce a un crecimiento excesivo de hoja).

Para plantaciones establecidas de plantas perennes, las aplicaciones líquidas dos o tres veces durante el año van a proporcionar cantidades adecuadas de alimentos de origen vegetal.

Una de las aplicaciones debe ser a principios de la primavera, mientras que las plantas están todavía latentes, otra, seis semanas en el cultivo de temporada, y la tercera a mediados o finales de verano.

Las aplicaciones foliares de fertilizantes líquidas diluidas traerán casi de inmediato resultados visibles.

Un programa de fertilización regular, sin embargo, debe garantizar un crecimiento sano de la planta y desarrollo adecuado para una maduración correcta.

Control de malezas.

Mientras que las plantas perennes son pequeñas, resulta fácil poder quitar con la mano o incluso con la azada las malas hierbas que puedan establecerse y competir con las plantas perennes por la humedad del suelo y sus nutrientes.

Como las plantas perennes crecen y se propagan, las malas hierbas pueden hacerse más pequeñas.

Retira todas las malas hierbas para que la propagación de tus plantas perennes sea la que buscas.

Un mantillo de corteza desmenuzada, aplicada al suelo virgen y libre de malas hierbas entre las plantas perennes, ayudará no sólo al control de las malezas sino que también a la conservación de la humedad.

Pajotes.

Pajotes con corteza, musgo de turba, u otro material orgánico mejorará la relación aire / agua en el suelo. La mayoría de las plantas perennes funcionan mejor con una solicitud de abono, paja, hojas y de hoja perenne.

Plagas y enfermedades.

Las plantas herbáceas perennes son susceptibles a daños por insectos y hongos, bacterias y virus. La clave para el manejo de plagas y enfermedades es proporcionar a la planta las mejores condiciones posibles de cultivo, un suelo de calidad y un riego apropiado, junto con todos los nutrientes orgánicos que necesita para su crecimiento.

División de las plantas.

La mayoría de las plantas herbáceas se dividen fácilmente en la temporada latente levantándolas del suelo y, en el caso de los grupos grandes o coronas, rompiéndolas en varios pedazos, ya sea por la inserción de dos tenedores de jardín en el macizo, espalda con espalda, o bien separando las raíces con las manos o una paleta.

Las plantas con raíces carnosas, como las azucenas, se pueden dividir por la excavación de la planta en la tierra y el corte de las raíces con un cuchillo o, en el caso de una planta grande, cortarla en secciones con un hacha.

Asegúrate de que cada pieza tiene brotes que muestran signos de crecimiento al alza antes de la replantación.

Para la mayoría de las plantas perennes herbáceas los principios de la primavera y principios del otoño son las mejores épocas para la división.

Limpieza.

Cuando el crecimiento superior ha muerto, recorta y limpia las malas hierbas antes de que se establezcan.

El otoño es la mejor época para levantar y dividir tus plantas.

Las plantas en tu jardín o en el interior de tu casa hacen que el diseño de tu paisaje sea mucho más bonito, tenga una mejor vista y que la fragancia de sus aromas junto con el placer de sus ricos coloridos haga que el disfrute en tu jardín sea una experiencia rica para tus sentidos.

Sin embargo, para mantener en perfecto estado tus plantas, debes tener en cuenta una serie de consejos para cuidado y el mantenimiento que llevándolos a cabo podrás disfrutar de todos los beneficios que te da el buen cuidado de tus plantas.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Leave a reply

tres × uno =