Cuidados de tus jardineras durante la temporada de calor.

Cuidados de tus jardineras durante la temporada de calor.
5 (100%) 13 votes

Mantenimiento, conservación y cuidado de tus jardineras y macetas durante la temporada de calor.

A continuación vamos a daros una serie de consejos para cuidar vuestras jardineras del calor y el intenso sol del verano

Como todos sabemos, el verano es la estación más cálida del año en nuestro país. El verano se caracteriza por las elevadas temperaturas y el sol intenso. La intensidad de esta estación varía en dependencia de la ubicación geográfica del país, siendo más intenso en las regiones del oeste, centro y sur de España y un poco más suave en las zonas costeras del norte de España. En este artículo compartimos con todos vosotros algunos consejos para proteger vuestras plantas de las altas temperaturas y el fuerte sol de esta estación para que las jardineras luzcan lo mejor posible.

Poner las plantas a la sombra y que solo les dé el sol de la mañana y el de la tarde.

Aunque existen muchas plantas capaces de tolerar el sol directo del verano y las altas temperaturas, muchas de ellas pueden morir si les da el sol intenso de esta estación. Si tus jardineras necesitan de la luz solar para desarrollarse con normalidad, debes exponerlas en las primeras horas de la mañana y después de las 5 de la tarde.

Regar con frecuencia.

Si nuestras plantas reciben luz solar directa en días con más de 30°C, la tierra se secará en muy poco tiempo y las hojas pueden transpirar demasiada agua. En esta estación se recomienda regar las jardineras con mayor frecuencia siempre atendiendo a la humedad del sustrato.

Nunca poner plantas en jardineras de plástico al sol.

Si tienes jardineras de plástico, nunca las coloques donde el sol les incida de forma directa. El sol intenso es capaz de quemar el material y hacerlo muy frágil. También este material es capaz de trasmitir altas temperaturas a las raíces y dañarlas de gravedad.

Trasplantar las plantas que se encuentren en jardineras de barro.

El barro es un material especial para cultivar plantas pero tiene una característica que puede afectarlas en el verano. Este material transpira la humedad de la tierra con rapidez que junto a las altas temperaturas, secarán el sustrato aún más rápido. Se recomienda trasplantar aquellas plantas que estén en jardineras que necesiten mantener un poco la humedad de la tierra a jardineras plásticas.




Poner piedras sobre el sustrato para que este retenga la humedad.

Un método muy utilizado para retener un poco la humedad del sustrato es la colocación de pequeñas rocas en la superficie de la jardinera. Este mantillo rocoso es capaz de ahorrarnos algunos días de riego y no transmite el calor a las raíces.

Poner las jardineras con plantas más susceptibles al calor sobre platos con agua para que se mantenga la humedad

El remedio más utilizado para que el sustrato se mantenga húmedo es ubicar nuestras jardineras sobre platos que llenaremos de agua. Las plantas con estos platos son capaces de extraer el agua que necesitan durante todo el día aunque las temperaturas sean muy altas.

El aloe vera.

A continuación os vamos a hablar de una de las plantas más agradecidas para tenerlas en jardineras tanto de interior como de exterior: el aloe vera.

Esta planta perenne cuenta con más de 350 especies y es rica en vitaminas, minerales, aminoácidos y enzimas, además de tener propiedades curativas o medicinales. Es fácil de distinguir por sus hojas alargadas que pueden llegar a medir entre 40-50 cm por 5-8 cm.

Los bordes de las mismas suelen ser dentadas sólo en el margen, y sus dientes son de unos 2mm, gruesos y duros de un color más claro que el resto de la hoja.

Crece muy bien en climas templados, no así en climas fríos, pudiendo aguantar temperaturas de 0 º C en algunas zonas, aunque si estas temperaturas perduran la planta puede sufrir demasiado y no recuperarse cuando suban las temperaturas. Además, le gusta el calor y la luz, pero no el sol directo.

Durante el invierno, esta especie puede entrar en estado de latencia, por lo que se deben suspender los riegos, sobre todo si está en el exterior. En zonas demasiado frías es mejor mantenerla en el interior o en invernaderos con calefacción.

El aloe vera es una planta muy agradecida que da gusto tener en una jardinera.

Tolera bien las sequías, requiriendo un riego sólo en invierno, y una vez cada 7-10 días en verano cuando las temperaturas son muy altas. Tolera muy mal el exceso de riego, con lo que habrá que usar un sustrato de buen drenaje para evitar encharcamientos en las jardineras. Tanto por el exceso de riego como por el exceso de sol directo, las hojas pueden tornar una tonalidad marrón- rojizo, y ablandarse hasta llegar a pudrirse por el exceso de riego.

Sus flores pueden variar desde rojas, hasta naranjas o amarillas.

Por último, no podemos dejar de comentar sus conocidos beneficios en cuanto a la piel. 

Alivia quemaduras, e incluso se puede consumir y puede ayudarnos como antiinflamatorio. Tener en casa una planta de aloe vera en una bonita jardinera es muy recomendable ya que ante cualquier pequeña quemadura o irritación de la piel se puede coger de la jardinera un trocito de la planta y untarnos la zona afectada, con lo que conseguiremos un alivio inmediato.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Leave a reply

dos × 4 =