Cómo cultivar Romero en el interior de tu casa.

Cómo cultivar Romero en el interior de tu casa.
Valora este Post

Cómo cultivar Romero en el interior de tu casa.

El cultivo del romero en el interior de tu hogar puede ser una labor difícil de llevar a cabo si no tienes algunos consejos en mente.

Muchos aficionados e incluso jardineros lo han intentado y, pese a sus mejores esfuerzos, han terminado con una planta totalmente marrón, seca y muerta.

Pero si sabes los secretos del cuidado apropiado de las plantas de romero vas a poder lograr que crezca y puedas mantener su crecimiento en el interior de tu casa durante todo el invierno.

En nuestra sección de jardineras tienes un amplio abanico de modelos para que puedas cultivar tus plantas de romero tanto en el interior de tu casa como en el exterior.

Si quieres, también puedes visitar nuestra tienda online para comprar nuestras jardineras, recuerda que en nuestra tienda la compra de jardineras tiene el transporte GRATIS a toda la península, al igual que el resto de productos que están en la tienda.

Consejos para hacer crecer Romero en el Interior de tu hogar.

Muy a menudo, hay cuatros cosas en la lista de lo que mata a las plantas de romero en el interior de tu casa:

  •     Falta de luz solar.
  •     Un riego pobre y poco eficaz.
  •     El oidio.
  •     Plagas.

Si puedes evitar estos problemas, tu planta de romero vivirá.

Vamos a echar un vistazo en detenimiento a cada una de las 4 razones.

La falta de luz del sol.

La mayoría de las personas no son conscientes de que la falta de luz solar es la razón más común para que una planta de romero crezca en el interior de tu casa sin la necesidad de que tenga que morir.

Suele ser muy habitual poner las plantas de romero en el interior de una casa sin que las hayas aclimatado.

Tienes que tener en cuenta que la planta de romero va a necesitar como regla general de 6 a 8 horas de luz fuerte y directa y de 4 a 6 horas de luz un poco más débil o indirecta.

Y…  ¿por qué tanta luz? Porque la planta de romero es incapaz de producir suficiente energía por si sola para seguir con vida si estas cantidades de luz no las tienes garantizadas.

El primer paso para prevenir la insuficiencia de la luz en la planta de romero es poner tu planta en “dieta” de luz. Al tenerla fuera en el jardín de tu hogar, la planta recibe toda la luz solar necesaria para poder producir esos nutrientes, pero al trasladarla al interior va a perder una cantidad de luz importante y de forma muy drástica, es por ello que su aclimatación tiene que ser gradualmente para que le vayas quitando algo de luz, mientras esta en tu jardín, haciendo esa “dieta” que antes te comentaba, para que paulatinamente pueda aclimatarse y poderla llevar al interior de tu hogar, sin que sufra ese cambio tan grande.

Puedes trasladar la planta a zonas progresivamente más sombrías de tu patio o jardín para lograr este efecto.

Con esta acción obligaras a la planta de romero a que crezcan las hojas que son más eficientes en convertir la luz solar en energía, lo que ayudará a hacer frente a la luz del interior que es más débil cuando la pongas en el interior de tu casa.

Una vez que tu romero lo has movido al interior de tu casa, asegúrate de que lo colocas en una ventana que reciba la luz del sol, normalmente en una ventana que este orientada al sur.

Si tu planta de romero no recibe por lo menos de 6 a 8 horas de luz al día, coloca una lámpara con una bombilla fluorescente de luz lo más cerca posible de la planta para complementar la carencia de esta luz solar.

Malas prácticas de riego.

La segunda razón más común para un moribundo romero que puedas tener en el interior de tu casa es un riego insuficiente.

A menudo, las plantas de romero interiores se riegan demasiado o demasiado poco.

Asegúrate de que el drenaje en la maceta con tu romero es excelente.

En el invierno, las plantas de romero crecen mucho más lentamente y necesitan mucha menos agua que en el verano. El riego con demasiada frecuencia hará que haya más riesgo de pudrición de la raíz, que matará a la planta.

Por otro lado, si permites que el suelo de tu planta de romero se seque por completo, las raíces van a morir y la planta no tendrá suficientes raíces para mantenerse viva.

El Oidio.

En interiores o al aire libre, las plantas de romero son muy susceptibles al oídio. La mayoría de los hogares no tienen la misma circulación del aire como en el jardín, lo cual hace de este un problema aún peor para la planta cuando está en el interior.

La mejor manera de ahuyentar a oidio en plantas de romero es aumentar la circulación de aire a su alrededor.

Dejar que un ventilador sople en ella durante un par de horas al día o sacándolo de las habitaciones que tengan una alta humedad, como el baño o la cocina, ayudará a mejorar la circulación de aire.

También puedes tratar la planta con un fungicida para ayudar a mantener alejado el oidio.

Las Plagas en las plantas de romero.

Para ser honesto, mientras que las plagas pueden tener la culpa por matar una planta de romero, la mayoría de las plagas sólo infestan a una planta que ya está débil.

Desafortunadamente, la mayoría del cultivo de romero en el interior, pese a tus esfuerzos, va a crecer en un estado un tanto más débil que el romero que puedas cultivar en tu jardín. Por ello tienes que ser más estricto contigo mismo acerca de asegurarte de que tu planta la riegas adecuadamente y que le proporcionas la luz necesaria y suficiente para que así puedas prevenir en gran medida las plagas.

Aún así, si tu romero está infectado con parásitos, usa un pesticida para este tipo de plantas, especialmente formulado para la limpieza de plantas de interior.

Evidentemente, tienes que tener mucho cuidado a la hora de introducir pesticidas y otros tipos de abonos en tus cultivos de romero, principalmente porque este cultivo se trata de una hierba que las vas a utilizar en tu comida, así que sería muy buena idea que todo lo que usaras fuera orgánico.

Si sigues estos sencillos consejos vas a poder disfrutar de los beneficios que puedes obtener de cultivar romero en el interior de tu casa.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

dieciseis − 9 =