Jardinería orgánica.

Jardinería orgánica.
Valora este Post

Jardinería orgánica.

La palabra jardinería orgánica se oye mucho hablar en relación con la alimentación y los jardines en estos días, pero ¿qué significa realmente?

Muchos jardineros prefieren las técnicas de jardinería orgánica como una manera de crecer sabrosos cultivos comestibles, sin el uso de productos químicos y fertilizantes artificiales.

Las técnicas de cultivo orgánicas también son beneficiosas para la vida silvestre, ya que muchos productos químicos pueden crear un desequilibrio en la cadena alimenticia natural de tu jardín.

No es difícil cambiar tu estilo de jardinería, aunque inicialmente podría parecer un gran esfuerzo, cosecharás los beneficios a largo plazo.

Eso depende del contexto. En términos simples, el crecimiento orgánico se podría describir como hacer crecer en armonía con la naturaleza, sin el uso de fertilizantes sintéticos, pesticidas, herbicidas u otros productos que alteran el equilibrio del ecosistema.

Esta técnica para los agricultores o productores comerciales, sin embargo, puede ser bastante poco rentable.

Sin embargo, para los jardineros, la jardinería orgánica en casa es una opción personal, por lo que es una decisión que debes tomar con paciencia.

“Cultivar un huerto orgánico es más que simplemente evitar los pesticidas y fertilizantes sintéticos. Se trata de la observación de los procesos de la naturaleza, y emulando en el jardín lo mejor que pueda. La forma más importante de hacerlo es entender la composición de tu suelo y darle lo que necesita. Si hay algo que se podría llamar una “regla” en la jardinería orgánica, es esta: alimentar a la tierra, no la planta”.

Evidentemente puedes pensar que plantar un huerto orgánico puede ser complicado y más cuando se está en la ciudad, pero no te preocupes, en Piedra Artificial Balaustres Martínez te ofrecemos una amplia gama de jardineras y macetas como estas:

Artículos relacionados que pueden ayudarte:

El compost en la jardinería orgánica.

como iniciar un jardin compost

Para alimentar el suelo, debes restaurar los recursos que tus jardines consumen, mediante la adición de materia orgánica. Eso incluye la adición de compost, y posiblemente cultivos de cobertura, los llamados abonos verdes, que se cultivaban de nuevo en el suelo.

Puedes utilizar el compost como aditivo de reposición, para que tanto la arcilla como los suelos arenosos sean más amigables para la planta, o como un abono en la parte superior de tus camas del jardín.

El jardín es la fuente de muchos de los ingredientes en el compost, incluyendo recortes de hierba, residuos vegetales y hojas trituradas en el otoño.

También puedes añadir los residuos de la cocina como vegetales y frutas, desechos, posos de café, cáscaras de huevo, plantas de interior y estiércol.

No agregues excrementos o productos lácteos ni cárnicos, ya que pueden contener agentes patógenos no deseados, o atraer plagas a la pila de compost.

La adición de compost significa hacer un suelo sano y comer frutas y verduras cultivadas en un suelo sano significaban personas saludables.

Elegir las plantas para la jardinería orgánica.

Las plantas, por supuesto, obtienen sus nutrientes y la humedad del suelo, por lo que es lógico pensar que un suelo rico ayudará a que las plantas prosperen hacia una madurez sana.

Pero elegir la planta adecuada y el lugar adecuado es también parte de la jardinería orgánica.

Eso significa que las plantas que vayas a cultivar deben adaptarse a las condiciones climatológicas de tu región de crecimiento y también se deben adaptar a las condiciones de tu jardín, para que así no necesiten mucho cuidado especial y puedan crecer.

Una planta amante del agua, plantada en un clima caliente y seco puede sobrevivir, pero con mucha ayuda, y esto va a resultar en gran esfuerzo por tu parte.

La jardinería orgánica se basa precisamente en el crecimiento de plantas de forma natural, por lo que el cuidado y esfuerzo en el crecimiento de las plantas debe ser mínimo, simplemente se deben emular los procesos de la naturaleza en cuanto a los cuidados.

Las plantas que no estén estresadas están en mejores condiciones para resistir las plagas de insectos. Esto no quiere decir que no tendrás daños en tus plantas, pero sí que es cierto que tendrán más fuerza para sobrevivir a estas enfermedades.

Los jardineros orgánicos, permiten una cierta cantidad de daño de plagas en sus cultivos, porque entienden que todos ellos son parte de un sistema natural que incluye la fauna, incluso los insectos.

La diversidad ayuda, esto significa que mediante plantar diferentes tipos de plantas, hace que los insectos y plagas sean y tengan más problemas a la hora de propagarse.

Muchos jardineros orgánicos encuentran que pueden mantener los daños, producidos por plagas, a un nivel aceptable mediante la comprobación de sus plantas regularmente para detectar signos tempranos de problemas.

Plagas en la jardinería orgánica.

Algunos insectos pueden ser controlados simplemente por la recolección manual. Las plantas de la patata, por ejemplo, pueden ser defoliadas por las larvas del escarabajo de la patata, simplemente gira las hojas para comprobar si hay larvas de color naranja brillante, deshecha las hojas de forma segura, no tirándolas a la pila de compost.

Es bueno saber qué los insectos son beneficiosos, y qué son plagas destructivas; y cuando es probable que lleguen a nuestro jardín.

A menudo, los insectos beneficiosos, como mariquitas, son depredadores que se alimentan de los huevos o larvas de insectos que son plagas, como pulgones, y cuando los dos tienen temporadas similares, se crea un buen equilibrio en la naturaleza y tu jardín.

Además, si sabes cuando son estas infestaciones estacionales de insectos particulares, es probable que puedas utilizar otras defensas:

  •  Cubiertas flotantes para evitar que las polillas puedan aterrizar y poner huevos
  •  Trampas pegajosas para capturar las plagas de insectos en el aire.
  •  Collares (el papel de aluminio funciona muy bien) alrededor de la base de las plantas para disuadir a los barrenadores, gusanos cortadores y similares.

Si todos los otros métodos fallan, puedes necesitar utilizar algunos elementos de disuasión que no dañen el medio ambiente o los demás seres vivos.

La mayoría de los expertos recomiendan la bacteria natural Bacillus thuringiensis o Bt, para deshacerse de las orugas y otros comedores de hojas, pero ten en cuenta que algunas orugas se convierten en mariposas deseables.

También se puede utilizar jabones insecticidas o aceite de horticultura para deshacerse de las plagas, incluso a veces un buen chorro de agua puede hacer su trabajo de forma que ahuyente las plagas.

No te olvides que las buenas técnicas de jardinería se aplican de forma natural en la jardinería orgánica. Por lo tanto, el elegir las variedades de plantas resistentes a las enfermedades más habituales de tu zona son aquellas plantas perfectas para soportar las condiciones de tu jardín, el mantillo y tus camas de jardín para retardar el crecimiento de malezas y mantener la humedad en el suelo, y nunca disponer de plantas enfermas o infestadas por ponerlas en la pila de compost.

La creación de un huerto orgánico y la jardinería orgánica son excelentes ideas a la hora de llevarlas a cabo en tu jardín, ya que de estas técnicas puedes sacar grandes beneficios para toda tu familia en cuanto a los alimentos tan naturales con los que puedes abastecer la dieta diaria de toda tu familia.

Así que a modo de resumen, la jardinería orgánica se podría realizar en 10 pasos.

Diez maneras de empezar con la jardinería orgánica:

1. Mejora tu suelo.

Un buen suelo promueve el crecimiento saludable de las plantas.

El abono para el jardín puede ser excavado en el suelo y extenderlo por toda la superficie, donde el clima y los gusanos trabajarán.

Mejorará el drenaje de suelos pesados y permitirá que el suelo seco pueda aferrarse a la humedad y los nutrientes.

2. Haz tu propio compost.

Podas, cáscaras, bolsas de té, viejas cabezas de flores e incluso trozos de periódico se pueden convertir en composta rica en nutrientes.

Llenar un cubo de compostaje con una buena mezcla de materiales verdes y marrones, no sólo un montón de materia verde como la hierba cortada, que producirán un lodo maloliente.

3. Elegir las plantas adecuadas.

Las plantas fuertes son menos propensas a sucumbir a las enfermedades o plagas, por lo que siempre trata de plantar una planta que se adapte a tu sitio y el suelo.

4. Controla las malezas naturalmente.

Evita las malas hierbas mediante la difusión de una alfombra de mantillo de corteza, o la paja en abono a través del suelo.

Si aparecen las malas hierbas, tira de ellos o utiliza la azada antes de que echen semilla.

Compostar plántulas de malezas, pero descartar las malas hierbas difíciles con largas raíces, ya que podría reproducirse en la de compost.

5. Insectos de control natural.

Si tienes problemas de plagas puedes utilizar controles biológicos hay muchos disponibles, incluyendo diminutas avispas parásitas que pueden ser utilizadas para controlar la mosca blanca en invernaderos y un gusano microscópico que mata larvas de gorgojo de la vid.

6. La fauna puede trabajar para ti.

No intentes coger un spray químico cuando tus plantas están bajo ataque.

En lugar de eso tu jardín puede ser un refugio para animales, pájaros e insectos que van a hacer el trabajo por ti.

Erizos y sapos devorarán las babosas y los caracoles, mientras que las crisopas y las mariquitas tienen un apetito voraz por los pulgones.

7. Control de enfermedades de forma natural.

Rota tus cultivos, cambiando la posición de tus cultivos de hortalizas cada año para así evitar la construcción de enfermedades en el suelo.

8. Siembra de compañía.

Cultiva plantas fuertemente perfumadas junto a tus cultivos para que se las puedan confundir las plagas o insectos.

Por ejemplo, las caléndulas francesas puedes plantarlas cerca de los tomates para disuadir a la mosca blanca.

9. Patrullar tu jardín.

Prevenir los principales problemas puede ser una labor de previsión mediante inspeccionar periódicamente las plantas.

10. Aprender a vivir con la imperfección.

La jardinería orgánica y todos los jardineros tratan y quieren que sus plantas crezcan bien, pero también aprenden a aceptar que no siempre todo es perfecto y están dispuestos a sacrificar plántulas o frutas en pos de conseguir un jardín sin fertilizantes y pesticidas.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Leave a reply

14 + tres =