Un jardín de limoneros.

Un jardín de limoneros.
5 (100%) 4 votes

Un jardín de limoneros.

El cultivo de un limonero, ya sea al aire libre o en el interior de tu casa, en macetas y jardineras o bien en el exterior de tu jardín, requiere un poco de paciencia para su crecimiento, pero vale la pena el esfuerzo cuando sus frutos comienzan a aparecer.

Tipos de limoneros.

Hay diferentes tipos de limoneros y la mayoría de ellos producen sus frutas únicamente a partir del tercer año.

Algunas variedades de limoneros comunes son:

•    Limonero Meyer:

Los limones de esta variedad de cultivo son menos ácidos y se utilizan a menudo como sustituto del propio sabor del limón para dar un sabor menos protagonista. Esta planta es suele ser más pequeña y con un aspecto a parecido a las naranjas.

•    Limonero Eureka:

limonero eureka
Originario de California, esta variedad de limonero es consiguió a partir de 1958 con diferentes cruces entre variedades importadas de Italia. Es un gran árbol, dando cosechas de limones en racimos.

•    Limonero Dorshapo:

Son limoneros cultivados mayormente en Brasil y tiene un aspecto muy parecido a la variedad del limonero Eureka.

El crecimiento del árbol de limón.

Un limonero crece mejor en climas tropicales y subtropicales ya que estos frutos cítricos requieren una luz solar adecuada.

No toleran bien las heladas y los climas más fríos, por tanto, es mejor cultivarlos en macetas y jardineras que se puedan colocar en el interior de un invernadero cuando llegue el invierno.

Suelo para el limonero.

Para el cultivo de un limonero el suelo debe estar bien drenado y con un pH ideal entre 5,5 a 6,5.

Si la tierra en donde vas a plantar tu limonero es ácida, la puedes enmendar mediante cal para que el pH sea el adecuado y así el crecimiento y la madurez de tu limonero sean óptimas.

Para plantar tu limonero tienes que hacer un agujero en el suelo que sea menos profundo que la raíz, ya que esto facilitara el asentamiento de tu limonero en la nueva tierra.

Después cúbrelo con tierra y asegúrate de presionarla con firmeza para que raíz y nueva tierra se puedan unir.

El riego los limoneros.

Los limoneros deben estar bien regados, si ves que la planta está casi seca tienes que regarla de nuevo.

Debes observar cuidadosamente tu limonero y prestar atención para que no se seque el árbol y se deshidrate.

Los limoneros deben estar bien empapados para evitar que pierdan flores y hojas.

Plagas y Enfermedades de un limonero.

La buena noticia con los limoneros es que las enfermedades que les afectan no son en su mayoría peligrosas para su crecimiento.

Sin embargo, un examen cuidadoso de un limonero te asegurará de que las plagas y enfermedades comunes no lo han afectado.

Además, tu limonero joven lo tienes que proteger de:

•    La Caída o mal crecimiento en árboles jóvenes:  

La planta se ve afectada por síntomas de marchitamiento tales como la reducción del crecimiento y el escaso follaje.

•    Manchas grasientas:

Son  ampollas de color marrón amarillento, a menudo en la parte inferior de las hojas causadas por un hongo que a veces infecta la planta.

•    Los caracoles:

Estropean la fruta, por eso, debes retirarlos cuando los veas.

Como ves, con un poco de cuidado, atención y paciencia, puedes lograr que en tu jardín crezca un limonero de forma fácil y sencilla que te proporcionará muchas alegrías con sus frutos.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

5 × 1 =