Jardin de plantas y hierbas medicinales.

Jardin de plantas y hierbas medicinales.
5 (100%) 1 vote

Jardín de plantas y hierbas medicinales.

Las hierbas y plantas medicinales se han cultivado por sus propiedades curativas desde hace más de 5.000 años.

Emperadores chinos, doctores antiguos hindúes y prácticas médicas egipcias durante la época de los faraones buscaron los usos médicos de un millar de diferentes hierbas y plantas medicinales.

Además de sus cualidades curativas, las hierbas medicinales contribuyen a unos sanos hábitos de alimentación saludable y un estilo de vida sana.

Por todas las razones anteriores, sería una buena idea plantar en tu jardín una pequeña zona o área para sembrar hierbas medicinales.

Curación común de las hierbas medicinales.

Hay muchas hierbas que puedes hacer crecer en tu jardín y que se pueden utilizar para darle un mejor sabor a tu comida, preparar una taza de té, dibujar un baño relajante, aclarar un caso de acné o curar un dolor de estomago o de cabeza.

Algunos ejemplos de hierbas y plantas medicinales:

El Eneldo: Se puede utilizar como una ayuda digestiva o para deshacerse de un caso de hipo. Algunas maneras en las que el eneldo pueden ayudar:

  •     Masticar semillas de eneldo cuando tienes hipo.
  •     Fortalecer las uñas quebradizas con eneldo en remojo. Vierte 4 cucharadas de semillas de eneldo en 1 taza de agua hirviendo. Deja que la mezcla se enfríe. Remoja los dedos durante 5 minutos.

La Menta: Tiene muchos usos terapéuticos y huele bien también. Se puede utilizar como antiséptico, para ayudar con problemas de digestión, para calmar un dolor de muelas, para crear un baño estimulante y como un descongestionante.

Algunas formas sencillas de utilizar la menta:

  •     Añadir las hojas de menta y jengibre rallado al agua hirviendo y dejar reposar durante 15 minutos para aliviar el mareo por movimiento.
  •     Sumerge un paño de algodón en el té de menta helada, escúrrelo y aplícalo sobre la frente para deshacerse de un dolor de cabeza.
  •     Date un baño de pies con menta suave mediante el vertido de un litro de agua hirviendo sobre las hojas de menta, deja enfriar el agua y sumerge los pies durante 15 minutos.
  •     El vapor de la menta sobre la piel mejora la circulación y limpia la piel. Llena un recipiente con salvia fresca picada y menta, añade agua hirviendo, mantén la cabeza sobre el tazón y cúbrete la cabeza con una toalla para aspirar los vahos de la menta.

El Perejil: Es un ambientador de la respiración natural. También puede ayudar a reducir la retención de líquidos y la fiebre.

El Romero: Tiene una variedad de usos medicinales muy diversos. Se puede utilizar como desinfectante, para tratar un dolor de cabeza, como astringente para la piel grasa y para aliviar el cansancio.

Prueba algunos de estos consejos para el uso de romero:

  •     Bebe té de romero cuando te sientas cansado o un poco deprimido.
  •     Para ayudar a reducir la fiebre, te puedes hacer un té de romero, y con una compresa con el té frio, aplicártela en las piernas o los pies.
  •     Añade brillo al cabello oscuro mediante la infusión de 2 o 3 tallos de romero en agua caliente durante varios minutos, colar y dejar que se enfríe el té antes de usar.

Aunque son algunos ejemplos de los cuales puedes tomar buena nota y que de una forma muy fácil puedes plantar en cualquier rincón en tu jardín, la lista de hierbas curativas es extensa.

También, como pasa con las hierbas curativas que puedes plantar en tu jardín, pasa con las hierbas para cocinar.

  •     Beber té de manzanilla antes de acostarse puede hacer desaparecer el insomnio.
  •     Hacer una cataplasma utilizando hojas de consuelda para aliviar la hinchazón.
  •     Las semillas de hinojo y sus hojas, si las mezclas en un té, puedes calmar el dolor de estómago.
  •     Haz gárgaras con un té de fenogreco para calmar el dolor de garganta.
  •     Bebe té de hisopo para los resfriados, tos y dolores de garganta.
  •     El té de salvia te puede ayudar con los mareos y náuseas.

La planificación de un jardín de hierbas medicinales.

Las hierbas medicinales se cultivan usando los mismos métodos que el resto de las hierbas en tu jardín.

Las hierbas se pueden plantar al aire libre en una cama elevada o en interiores de macetas y jardineras que puedes poner en la ventana de la cocina para tenerlas más a mano.

Situación y lugar para las plantas medicinales.

Para cultivar bien hierbas medicinales tienes que tener un suelo bien drenado, un sitio bien soleado con un buen espacio y una tierra bien fértil.

Las hierbas medicinales las tienes que plantar a partir de semillas, ya sea sembrada directamente en el jardín o en macetas, o bien en trasplantes.

Este tipo de hierbas las tienes que cosechar regularmente para evitar que las plantas se compacten.

Algunos tipos de estas hierbas, como el cebollino, la menta y el estragón, las tienes que dividir cuando son demasiado grandes.

Aunque las hierbas son menos susceptibles a las plagas que otros tipos de plantas, tienes que tener cuidado con los áfidos, la mosca blanca y otros, para que no le entren enfermedades.

Las hierbas perennes las puedes dejar durante el invierno protegidas con una capa gruesa de mantillo para su protección.

La recolección y almacenamiento de hierbas medicinales.

La recolección de hierbas medicinales es la misma que la recolección de otros tipos de hierbas.

Lo mejor es cosechar las hierbas temprano por la mañana, justo después de que el rocío se ha evaporado, pero antes de que el sol comience a subir la temperatura.

Mientras que las hierbas frescas se pueden utilizar con fines medicinales, lo mejor es secar este tipo de hierbas.

Consejos para secar las hierbas medicinales.

Las hierbas con tallos leñosos las puedes agrupar y colgar boca abajo en un lugar fresco y con sombra, teniendo muy en cuenta que haya una buena ventilación.

Las raíces y las hierbas las puedes cortar para secarlas, mediante la imposición de una pantalla cerca de una fuente de calor o en un deshidratador.

Las hierbas de hoja las puedes secar, extendiéndolas sobre una bandeja de horno y colocándolas en un horno ligeramente caliente. Sabrás que las hojas están secas cuando crujen si las aplastas.

Las hierbas secas, siempre deben conservar su aspecto original, pero con un color algo más apagado y olor más intenso.

Mantén las hierbas en frascos de vidrio con tapas herméticas para su almacenamiento en la cocina y tenerlas siempre a mano y listas para ser usadas.

No muelas o disuelvas las hierbas para almacenarlas.

Mantenlas en un lugar fresco, seco y oscuro.

Un jardín de hierbas medicinales es una extensión de tu cocina.

No sólo estas hierbas proporcionan beneficios curativos, sino que además sus sabores frescos y aromas intensos pueden hacer que cualquier comida que hagas sea más apetitosa y nutritiva.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

cuatro × 2 =