Cómo crear un jardín. El compost.

Cómo crear un jardín. El compost.
Valora este Post

 Cómo crear un jardín. Paso 3 El Compost.

El compostaje es el proceso de descomposición, lo que convierte la materia vegetal en una sustancia similar a la tierra, que es nutritiva para las plantas y los organismos del suelo y para la estructura de la propia tierra.

En esta serie de artículos de “cómo crear un jardín” ya has visto:

  1. Cómo crear un jardín. Introducción.
  2. Cómo crear un jardín. Elegir el lugar adecuado para comenzar un jardín.
  3. Cómo crear un jardín. Elegir las plantas y cultivos para el jardín.

Hoy nos vamos a centrar en la creación y utilización del compost en tu jardín.

No necesitas ningún equipo especial para desempeñar esta labor, aunque se pueden comprar diversos contenedores que reduzcan al mínimo el espacio necesario para el compostaje.

El compost es una mezcla de material rico, oscuro, desmenuzable y orgánico, sirviendo como enmienda para el suelo de tu jardín y fertilizante natural.

La mezcla de compost resultante se refiere a menudo como el “oro negro” por los expertos, debido a sus efectos beneficiosos en el jardín.

Si las condiciones son adecuadas en la pila de compost con el equilibrio correcto de (material verde) rico en nitrógeno y rico material de carbono marrón (material orgánico) se descompone rápida y eficientemente.

El compost resultante es un gran acondicionador del suelo, mejora la retención de la humedad del suelo y es rico en micro nutrientes que se liberan lentamente en el tiempo en una forma fácilmente absorbida por las plantas.

Cómo hacer Compost

Aprender cómo hacer abono no debe ser complicado. Aquí te doy algunos pasos que puedes seguir a modo de guía simplificada:

1. Consigue un cubo de abono para compostar.

Encuentra un recipiente que puedas tener en tu casa donde puedas añadir restos vegetales y otros materiales sin tener que salir a la calle o a la pila de compost que tengas en tu jardín. En el mercado hay diferentes tipos de cubos para este fin.

2. Compra un cubo de compostaje o hazlo tu mismo.

Hay muchos tipos de recipientes que son adecuados para hacer compost.

Los contenedores o cubos de plástico con un tamaño que sea algo más grande que el habitual son perfectos para esta labor, aunque también el tamaño depende de la cantidad de compost que quieras realizar.

Además este tipo de contenedores de compost de plástico son una herramienta perfecta para mantener a salvo y lejos de animales y roedores tu compost.

3. Cómo determinar la mezcla de compost

Los materiales para compostar se pueden separar en dos tipos, materiales ricos en carbono (que denominaremos marrón) y materiales ricos en nitrógeno (que denominaremos verde). He aquí algunos ejemplos:

Compost rico en carbono MATERIALES MARRON

  •     Hojas
  •     Heno y Paja
  •     Papel y Cartón
  •     Podas de árboles y arbustos
  •     Cáscaras de huevo
  •     Bolsas de té
  •     Mazorcas de maíz
  •     Serrín

Compost rico en nitrógeno MATERIALES VERDE

  •     Verduras y frutas
  •     Recortes de césped
  •     Estiércol fresco
  •     Poso de café
  •     Algas
  •     Plumas
  •     Esquejes de plantas
  •     Pelo

No agregues a tu compost:

  •      Heces humanas
  •     Carne y/o  grasas de origen animal
  •     Malezas con semillas maduras y plantas con sistemas de raíces invasivas
  •     La madera tratada a presión o con sistemas químicos.
  •     Plástico
  •     Madera contrachapada
  •     Arena para gatos
  •     Metales
  •     Vidrio
  •     Otros materiales no orgánicos

Cómo hacer una pila de compost

Aprender a hacer compost es fácil.

Primero, selecciona en tu jardín el lugar donde pondrás la pila de compost y remueve el suelo que servirá como base para esta pila.

Elije un lugar soleado y bien drenado, que sea de fácil acceso desde tu casa. Luego, cubre la parte inferior del recipiente o la zona de abono con unos pocos centímetros de ramas, ramitas u otra materia orgánica suelta que permita una buena circulación de aire. A continuación, puedes empezar a añadir tu material.

Comienza agregando una capa de 10 centímetros de material marrón en la parte superior de los palos y ramas que sirven como base. Recoge el material marrón extra, como las hojas de otoño y guárdalo en un recipiente o una bolsa al lado del contenedor de compost. Si el material marrón es muy seco lo puedes humedecer ligeramente, pero con moderación.




Agregar demasiada humedad es uno de los errores más comunes que se cometen al hacer una pila de compost.

A continuación, añadir 5 centímetros de capa de material verde en la parte superior del material marrón y la cubrimos con una capa delgada de buena tierra de jardín o algún compost final (esto es opcional, ya que actúa como un acelerador y ayuda a mantener las moscas y otros insectos no deseados a distancia). Mantén la adición de nuevas capas, alternando entre el material verde y el marrón hasta que el depósito este casi lleno.

Mueve la pila de compost con una pala o una horca de jardín una vez a la semana para airear la pila. Esta acción da oxígeno al interior de la pila de compost activando los organismos beneficiosos y ayudando a tu abono a descomponerse más rápidamente y de manera uniforme.

Comprueba la humedad de tu pila de compost. Debe ser como una esponja húmeda, pero no debe desprender agua cuando se aprieta. Añade un poco de agua si te parece que está demasiado seca.

4. ¿Cómo y cuándo agregar el compost terminado al jardín?

El tiempo para que tu compost este preparado y listo para ser usado depende mucho de todo el proceso anteriormente comentado. Pueden pasar desde unas semanas hasta un año para que tu compost esté listo para su uso. El tiempo que tarda en estar preparado depende de los materiales que has utilizado, la frecuencia con que aireaste la pila y la relación de los materiales verdes y los marrones.

Ten cuidado de no utilizar tu abono antes de tiempo.

Si tu compost no está correctamente acabado puede quemar algunas de tus plantas y  puede evitar que algunas semillas germinen con eficacia.

En caso de duda, prueba una pequeña cantidad en un área limitada antes de aplicarla a toda la zona de plantación.  

¿Compost o humus?

La definición de humus en la agricultura significa simplemente compost maduro o abono natural que se extrae de un bosque o de otra fuente espontánea para el uso de enmendar el suelo de jardín.

El compost, por el contrario, esta considerado como el mejor amigo del suelo ya que puede describir la materia orgánica como bien beneficioso y absorbente rico en humus que se traducirá en una mejor fertilidad del suelo, la estructura y la capacidad de retención de agua cuando se le aplique. En otras palabras, piensa en el compost como abono orgánico.

Este tipo de material, el compost, se forma en la naturaleza durante todo el tiempo, con plantas y animales que mueren y se descomponen.

El compost al ser un abono natural puedes hacerlo tu en tu propio jardín, sin embargo también está disponible en centros de jardinería, viveros, ferreterías e incluso grandes almacenes y centros comerciales.

Puedes hacer tu propio compost mediante la recopilación de materiales orgánicos como frutas y verduras, restos de césped cortado, papeles viejos y hojas caídas en un montón en una parte aislada de tu jardín.

Beneficios del compostaje

Este tipo de abono y práctica hace que mejores la retención de agua del suelo y por tanto sostenga mucho más la humedad. Esto es especialmente beneficioso para la tierra de jardín que es de arena y en las zonas donde el agua no es abundante. Incluso este tipo de abono hace que se pueda combatir con éxito la erosión del suelo.

Mejora la textura del suelo mediante la compactación del mismo. La naturaleza fibrosa del humus del suelo mantiene las partículas del suelo más pequeñas y separadas y evita la compactación. Este abono orgánico también puede ayudar a unir las partículas del suelo más grandes y evitar la erosión del suelo y la pérdida de agua, al tiempo que facilita el desarrollo rápido de las raíces.

Aumenta el valor de los nutrientes ya que el abono orgánico contiene altos porcentajes de macro y micronutrientes.

Mejora la capacidad de retención de nutrientes debido a la naturaleza de ser un abono orgánico. La estructura del compost permite que se aferren a los nutrientes al suelo para ayudar al tratamiento de problemas de drenaje.

Por tanto un montón de compost equivale a un aumento de la fertilidad del suelo.

Mejora la salud de la plantas ya que hay muchos microorganismos, hongos y bacterias en este abono orgánico que ayuda a descomponer dicha materia orgánica. Esto resulta en la adición de una nueva vida a la tierra y por tanto mejor la salud de las plantas.

El abono verde.

Si tu presupuesto no permite que puedas disfrutar en gastar grandes cantidades de dinero en la compra de fertilizantes orgánicos, quizá el abono verde sea la solución.

Es esencialmente un medio complementario para la adición de materia orgánica al suelo. El abono verde proporciona una manera barata de conseguir la materia orgánica para el suelo.

Los tipos de suelo que pueden beneficiarse más de los abonos verdes son los suelos arenosos ligeros. El abono verde se logra mediante un cultivo en el sitio donde se necesita materia orgánica y trabaja directamente en el suelo del jardín sin tener que pasar por todo el proceso de descomposición.

El cultivo de abono verde suministra la materia orgánica, así como nitrógeno adicional.

Los cultivos como las legumbres son especialmente adecuados para los propósitos de abono verde. Las legumbres las puedes cortar y las puedes dejar como mantillo orgánico en el suelo. De esta manera, los cultivos de abonos verdes también realizan una acción de protección contra la erosión.

Las mejores legumbres para utilizar como abono verde son los altramuces, habas, arvejas, alfalfa, trébol, cereales de granos como la avena y la hierba de centeno italiano.

Las plantas de abono verde que crecen generalmente por una temporada y justo después se forman las primeras flores antes de las semillas, estas plantas son muy beneficiosas en el proceso.

Sin embargo, para la descomposición adecuada del abono verde, es esencial que el cultivo de este abono verde se haga en un suelo con humedad suficiente.

Al incorporar un cultivo de abono verde en el suelo de tu jardín cuando este cultivo está en la etapa de floración, permitirá la pronta liberación de nitrógeno. Esto se debe principalmente al hecho de que todas las plantas en la etapa de floración contienen la mayor parte de la materia orgánica con una baja relación de carbono a nitrógeno.

El compost es fundamental para el crecimiento y el cuidado de tu huerto y jardín, sin embargo tienes que contar con un suelo que sea funcional.

En el siguiente apartado te cuento como preparar el suelo de tu jardín.

Nos gustaría saber lo qué piensas

Deje una respuesta

14 − 3 =